El camino hacia una prosperidad incluyente

La falta de una reforma migratoria ha resultado en la falta de participación de inmigrantes y la pérdida de ingresos y nuevos empleos para California
El camino hacia una prosperidad incluyente
Los hispanos tienden a vivir más que otros grupos raciales.
Foto: Archivo/La Opinión

La economía de California está mejorando. Un análisis de la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos indica que el Producto Interno Bruto (PIB) del estado dorado es de $2.3 billones. Esto hace que la economía del estado sea la octava más grande del mundo y esté en camino de ser la séptima. Además, los déficits del estado se han convertido en superávits.

Este año el presupuesto estatal aprobado fue de $112 mil millones, este mismo incluyó $81.6 millones para la integración de los nuevos estadounidenses. Estos recursos serán destinados al cuidado de salud, servicios legales y ciudadanía para los nuevos estadounidenses. Esta inversión ahorrará recursos a nuestro estado y traerá nuevos capitales.

Estos recursos son un paso hacia adelante, pero el camino hacia una prosperidad compartida y a largo plazo, está indisolublemente unido a la prosperidad económica de la comunidad inmigrante y de sus hijas e hijos. Para eso necesitamos una estrategia para integrar a la comunidad a largo plazo.

California ha promulgado leyes históricas para apoyar a nuestros inmigrantes. Sin embargo, no se ha creado un acercamiento amplio para asegurar que las poblaciones inmigrantes sean parte de la vida cívica y económica de nuestro estado.

La falta de una reforma migratoria amplia y humana junto a un enfoque fragmentado para integrar a los inmigrantes en nuestro estado, ha resultado en la falta de participación completa de la comunidad inmigrante y la pérdida de ingresos y nuevos empleos para California.

La inversión hecha por la legislatura de California apoya una visión para crear una estrategia a plazo largo para coordinar los recursos disponibles. La siguiente fase de la integración del inmigrante será evaluada con el avance económico del inmigrante, la tasa de aumento de su participación cívica, y una sociedad hospitalaria que los acoja.

Más aún, una estrategia de integración exitosa también incluye el compromiso del estado para proteger los derechos civiles y laborales de los inmigrantes; ampliar sus oportunidades para que aprendan inglés y adquiere nuevas habilidades, e inviertan en los hijos y jóvenes de los inmigrantes.

California tiene la oportunidad de seguir los ejemplos de estados como Washington, Maryland, e Illinois los cuales han creado oficinas para nuevos estadounidenses que coordinan servicios y han creado una visión a largo plazo para sus inmigrantes.

Si California, crea una oficina para los nuevos estadounidenses, tiene que ser liderada por una persona que entienda a profundidad la experiencia del inmigrante.

Alrededor de la web