Juez civil condena al primer militar por desaparición forzada

Subteniente del ejército recibe una pena de 31 años de cárcel por el crimen
Juez civil condena al primer militar por desaparición forzada
La víctima sigue desaparecida, desde 2012.
Foto: Getty Images

México

Un juez mexicano condenó a 31 años y tres meses de prisión a un subteniente de infantería del Ejército por desaparición forzada, en la primera sentencia por este delito impuesta por un tribunal civil en México, informó ayer el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

El CJF indicó en un comunicado que el juez Eustacio Esteban Salinas emitió la sentencia después de que la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) acreditara la responsabilidad penal del militar en el delito cometido en agravio de una persona que sigue desaparecida.

La víctima fue privada ilegalmente de su libertad por parte del subteniente el 20 de mayo de 2012 en el municipio de Los Herreras, en el norteño estado de Nuevo León, y “hasta el día de hoy continúa desaparecida”, apuntó.

El CFJ no precisó la identidad del militar, tampoco de la víctima ni el móvil de la desaparición.

Además de la condena a prisión, el subteniente fue destituido de su cargo e inhabilitado para desempeñar otro puesto público por 15 años y tres meses, tal como lo establece el Código Penal Federal para el delito de desaparición forzada.

Salinas basó su sentencia en la grave afectación a la integridad física, la libertad personal y la vida de la víctima directa del delito, así como a las indirectas, es decir, los familiares, por su sufrimiento en el afán de encontrar al desaparecido y la violación al derecho a la verdad, detalla la nota.

Además ponderó el perjuicio causado al Ejército, que desde finales de 2006 realiza labores de protección y salvaguarda de la seguridad nacional, al colaborar con las instituciones civiles “para hacer frente a los actos de la delincuencia organizada”.

¿Conducta aislada?
La resolución judicial señala que las “conductas aisladas y lamentables” como las de este caso son contrarias al espíritu de la actual labor de las fuerzas castrenses.