Bienvenida a pequeños inversores en pequeñas empresas

Los reguladores aprobarán hoy una norma que permite a pequeños ahorradores capitalizar a emprendedores a cambio de acciones
Bienvenida a pequeños inversores en pequeñas empresas
Los emprendedores tienen cada vez más alternativas de financiación./Shutterstock
Foto: Suhutterstock

Ahorros y familia. Dada la poca generosidad de la banca con emprendedores y pequeños empresarios, estas son las principales fuentes de financiación de los empresarios latinos en EEUU. Se trata de unos recursos que han ayudado a dar un empuje al espíritu empresarial de esta comunidad a lo largo de los años de tal manera que, según cálculos de la consultora Geoscape, haya algo más de cuatro millones de firmas en propiedad de latinos.

No obstante, muchos de los emprendedores entrevistados a lo largo de los meses por este diario habrían agradecido tener más capital o poder conseguirlo en los momentos críticos en los que sus proyectos levantaban el vuelo.

A partir de 2016, este alivio puede ser una realidad para muchos pequeños empresarios y emprendedores que van a tener el camino abierto para pedir dinero a sus familiares, amigos y clientes, por ejemplo, con el objeto de lanzar o hacer crecer su negocio. A cambio, los inversionistas recibirán una participación accionarial en él. Se trata de algo conocido como crowdfunding o financiación por parte de una multitud.

Hasta ahora esta financiación por parte de mucha gente se hace en plataformas como Indiegogo o Kickstarter pero a cambio productos o servicios, no de participaciones accionariales que puedan revalorizarse con el tiempo.  Con el nuevo reglamento se abre la posibilidad de que este aporte sea una inversión con una transacción que es como una mini operación de salida al mercado que ya no estará reservada como hasta ahora a los llamados “inversores acreditados“.

Así tiene previsto votarlo el viernes la SEC (el regulador de los mercados) al aprobar el reglamento del largamente esperado Título III del Jobs Acts de 2012. Los inversores acreditados son los que  tienen un patrimonio neto de un millón de dólares (excluyendo el valor de su vivienda) o ingresos anuales de $200,000. Estas restricciones desaparecerán y se permitirá que todo el mundo que lo desee pueda poner su dinero en un proyecto empresarial en el que crea y conseguir un rendimiento de capital de él. En caso de que lo haya.

La SEC ha tardado años en dar luz verde a esta legislación porque con la posibilidad de altos rendimientos en una startup también llegan los altos riesgos que se corren con empresas que pueden fracasar y también se abre la puerta al posible fraude. Es algo que hay que vigilar de cerca. Precisamente por el riesgo y la posibilidad de que los inversionistas incurran en altas pérdidas, la SEC siempre había reservado este tipo de inversión a personas a las que se les presumía sofisticadas desde el punto de vista de las finanzas. Ahora con Internet, hay muchas posibilidades de informarse mejor aunque siempre es conveniente tener en cuenta lo que dice uno de los más exitosos inversionistas de EEUU, Warren Buffett, hay que huir de lo que no se entiende.

Hasta ahora y desde que entró en vigor otra de las fases del Jobs Acts, estos proyectos se han financiado a través de plataformas online pero solo abiertos a esos inversores de altos recursos. Cuando la normativa que se apruebe el viernes y entre en vigor en 60 días estas plataformas estarán abiertas a todos. Muchos de los portales que ya proporcionan financiación también conceden educación financiera y publican informes de mercado.

Las empresas con muchos consumidores son las que mejor pueden hacer uso de esta nueva herramienta para levantar capital.

Los flecos de la regulación, para la que se han recibido muchos comentarios, se conocerán el viernes y son importantes porque levantar las restricciones no significa que se eliminen las necesarias protecciones a inversionistas. En los borradores se ha considerado la necesidad de que las empresas comuniquen informes anuales a la SEC, se hagan auditorias y se examine el cumplimiento con requerimientos legales antes de solicitar capital o se ponga un límite al dinero que se permita captar anualmente. Además se puede considerar que un grupo de inversionistas se una en una entidad para evitar que una empresa pequeña tenga cientos de propietarios.

La respuesta a cómo se abre esta puerta a pequeños empresarios y pequeños inversionistas, llega pronto.