La ‘Transfobia’ no tiene fronteras

Mujeres transgéneros en EEUU y El Salvador sufren por igual por los asesinatos, la discriminación y el acoso, alegan activistas
La ‘Transfobia’ no tiene fronteras
Camila Portillo, Maybelline Rivas, Rayza Hernandez y Yamileth Gallardo, mujeres transgénero oriundas de El Salvador, hablan de la transfobia. /AURELIA VENTURA
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Incluso en la progresista ciudad de Los Ángeles, Yessenia Martínez, una mexicana transgénero que se hartó de ser prostituta, no ha encontrado empleo formal. Tocó miles de puertas pero nadie abrió.

“Te discriminan, te juzgan por tu apariencia y no te dan trabajo”, dice Martínez, quien desde hace cinco años vende ropa, calzado y maquillaje en una banqueta. “Con poquito dinero sobrevivo”, señala.

En El Salvador, Camila Portillo, una mujer transgénero de 26 años, ha tenido que ganarse la vida como trabajadora sexual por no tener opciones laborales.

“Nos exponemos a que nos asesinen. Fui violada tres veces a punta de pistola; fui golpeada”, relata.

Pese a las leyes que protegen a las mujeres transgénero en este país y en Latinoamérica, la violencia contra esa comunidad no cesa. La llamada “transfobia” no conoce fronteras.

“Quizás en Estados Unidos han hecho bastante en materia de derechos humanos, pero no pueden decir que están bien, porque las que han venido nos cuentan sus historias de sufrimiento para ser legalizadas, para conseguir trabajo, para ser incluidas en la sociedad”, expone Maybelline Rivas, directora de la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH), creada en El Salvador hace 19 años.

Fotografías de mujeres transgénero de El Salvador que han sido asesinadas./ Aurelia Ventura
Fotografías de mujeres transgénero de El Salvador que han sido asesinadas./ Aurelia Ventura

Asesinatos

En lo que va del año el colectivo ha contado 19 asesinatos de mujeres transgéneros en ese país y asegura que hay otros homicidios no registrados oficialmente y desapariciones.

Los rostros amoratados y ensangrentados de algunas de las muertas se observan en una manta que hizo el grupo y en la que se lee “En El Salvador la impunidad es responsabilidad del estado”.

La cifra de homicidios de mujeres transgéneros de color también es alarmante en Estados Unidos.

En un intento por llamar la atención de las autoridades para que establezcan políticas de protección, la tarde del martes un grupo de transgéneros y activistas de la comunidad LGBT se manifestaron en la Plaza del Mariachi de Boyle Heights.
En un intento por llamar la atención de las autoridades para que establezcan políticas de protección, la tarde del martes un grupo de transgéneros y activistas de la comunidad LGBT se manifestaron en la Plaza del Mariachi de Boyle Heights.

El último conteo de la Coalición Trans-Latin@, del movimiento nacional denominado #TransLivesMatter, es que de enero a octubre hubo 22 asesinatos.


//

“La discriminación está en todos lados”, lamenta Portillo, parte de una delegación de ASPIDH que vino a Los Ángeles para abogar por los derechos de esta comunidad en EEUU y El Salvador.

“La sufrimos en todos los países aunque tengamos políticas inclusivas y otras herramientas”, agregó.

Brenda del Río, promotora de salud de la organización Bienestar, con sede en Los Ángeles, afirma que la “transfobia” obliga a que la mayoría de las migrantes transgénero sea prostituta. Así le ocurrió a ella.

“A pesar de todo lo avanzado en oportunidades de trabajo los empleadores tiene el temor de emplear a una mujer trans para evitar que haga disturbios, que ande con los hombres o que demande por acoso”, señaló.

ASPIDH aboga para que en El Salvador se promulgue una ley de identidad de género, se impongan castigos severos a los asesinos y se eduque sobre la diversidad sexual.

En ese país centroamericano, por los constantes asesinatos, las enfermedades de transmisión sexual, el consumo de drogas y los suicidios, el promedio de vida de las mujeres trans es de sólo 35 años.

“Posiblemente yo o alguna de mis compañeras no estaremos vivas para ver los beneficios”, dice Portillo.