¿Ayotzinapa está infiltrada por el cártel de Los Rojos?

Vocero de normalitas culpa al gobierno de orquestar una especie de “campaña” en su contra ante la falta de resultados sobre la investigación
¿Ayotzinapa está infiltrada por el cártel de Los Rojos?
Foto: Francisco Cañedo, / SinEmbargo

MÉXICO –  Cada dos o tres meses desde la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, salta información que involucra a esa institución de estudios rurales y a los jóvenes víctimas con una célula derivada del cártel de Los Beltrán Leyva conocida como “Los Rojos”.

No se trata de todo el alumnado sino de personas concretas.

La más reciente acusación se hizo a través de una grabación clandestina divulgada en las últimas horas por el diario Milenio –que no citó la precedencia- en la que se escucha la conversación de uno vocero de los estudiantes con otro muchacho en la cual se manifiestan preocupados porque presuntos delincuentes de la banda local “Los Ardillos” intentaron secuestrar a cuatro alumnos de la normal que presuntamente son miembros de Los Rojos.

La respuesta de los normalistas fue inmediata. “Quieren desprestigiar al movimiento”, dijo Omar García, una de las voces más visibles entre los estudiantes, quien culpó al gobierno de orquestar una especie de “campaña” en su contra ante la falta de resultados sobre la investigación del caso. “Manipularon el audio”, agregó.

De acuerdo con información reconocida por las autoridades mexicanas, la banda de Los Rojos tiene como plaza principal de operaciones a la ciudad de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero que se encuentra a 16 kilómetros de Ayotzinapa y a 17 de Tixtla, cuna de movimientos guerrilleros que tienen a sus hijos estudiando en la normal rural local.

El analista político Raymundo Rivapalacio asegura que Los Rojos “tienen vinculaciones no orgánicas con el ERPI la guerrilla que se escindió del EPR, algunos de cuyos miembros están relacionados con el tráfico de opio, principalmente con el cultivo en la Tierra Caliente guerrerense”.

De ahí parten múltiples sospechas sobre Ayotzinapa. Y de testimonios de Sidronio Casarrubias,  líder de Guerreros Unidos, la organización archienemiga de Los Rojos, quien apenas fue capturado explicó al Ministerio Público Federal por qué atacaron a los estudiantes. “Estaban inflitrados 17 estudiantes y venían para asesinar a Víctor Hugo Benítez (jefe de la plaza  de GU en Iguala) por órdenes de Santiago Mazari, líder de Los Rojos” .

Entre los supuestos infiltrados se encontraba Julio César Mondragón, el normalista a quien le sacaron los ojos y le quitaron el rostro y cuyo cuerpo será exhumado en los próximos días como parte de una investigación independiente.

En otro testimonio, el sicario Felipe Rodríguez Salgado “El Cepillo” declaró que el estudiante Jorge Luis González Parral acusó a su compañero Bernardo Flores “El Cochiloco” de ser espía de Guerreros Unidos y llevarlos con  engaños a Iguala, donde fueron desaparecidos por las policías municipales.