Congresistas demócratas defienden Alivios Migratorios ante la Corte Suprema

La presentación de este texto de apoyo se produce más de un mes antes de que la máxima corte judicial escuche los argumentos sobre el caso de las medidas ejecutivas de Obama en inmigración el próximo 18 de abril
Congresistas demócratas defienden Alivios Migratorios ante la Corte Suprema
Foto: Archivo / La Opinión

Un total de 225 legisladores demócratas de EEUU, entre ellos sus principales líderes en el Congreso, presentaron hoy un documento ante el Tribunal Supremo en el que defienden la legalidad de las medidas migratorias impulsadas por el presidente Barack Obama a través de medidas ejecutivas.

Entre los firmantes de este “amicus curiae” se encuentran la líder de la Minoría Demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la Minoría Demócrata en el Senado, Harry Reid, quienes defendieron las medidas ejecutivas de Obama en materia migratoria al considerar que están “autorizadas” por la ley.

“Las acciones ejecutivas sobre inmigración del presidente Obama caen dentro de los precedentes constitucionales y legales establecidos por cada presidente republicano y demócrata de los Estados Unidos desde (Dwight) Eisenhower,” indicaron Pelosi y Reid en un comunicado adjunto al documento.

“De hecho, debido a la inacción del Congreso estadounidense, los presidentes Ronald Reagan y George H.W. Bush tomaron acción para proteger a los cónyuges e hijos de personas que recibieron estatus legal bajo la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986”, matizaron los legisladores progresistas.

El escrito, firmado por 186 congresistas y 39 senadores, argumenta que “el Congreso (…) animó al Ejecutivo a utilizar sus recursos de manera racional y eficaz en los casos en los que la deportación sea de interés para la nación, para proporcionar el máximo rendimiento” de la inversión realizada por el Congreso en materia de inmigración.

“Como representantes de diversas comunidades de los Estados Unidos, los firmantes han sido testigos de cómo un enfoque de la aplicación de las leyes de inmigración que no se centra en las prioridades adecuadas socava la confianza en esas leyes, un desperdicio de recursos y la división a las familias, exigiendo por lo tanto un peaje grave para el hombre”, señalan los legisladores en el escrito.

La presentación del “amicus curiae”, un texto de apoyo a una causa en litigio aportado por un tercero, se produce más de un mes antes de que la máxima corte judicial de EEUU escuche los argumentos sobre el caso de las medidas ejecutivas de Obama en inmigración el próximo 18 de abril.

El Tribunal Supremo podría dictar sentencia ya en junio, al pronunciarse sobre múltiples aspectos de la conocida acción diferida (DACA), que pretende evitar la deportación de millones de jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños, así como sobre la versión destinada a los padres indocumentados de hijos con ciudadanía o permiso de residencia (DAPA).

Obama se comprometió por primera vez en 2008 a cambiar el sistema migratorio del país, pero al no contar con el beneplácito del Partido Republicano en el Congreso decidió hacer uso de su poder ejecutivo para al menos evitar la deportación de varios millones de indocumentados priorizando “la deportación de criminales, y no la de las familias”, según Casa Blanca.

Ante esta situación, la oposición republicana decidió llevar las acciones migratorias del presidente ante los tribunales, y tras casi un año de litigios, es ahora el turno de la más alta instancia judicial dirimir o no sobre el asunto.

Cada año, el Tribunal Supremo recibe aproximadamente 10,000 peticiones, pero solo admite a trámite entre 75 y 80 casos, según datos oficiales de la corte.

El debate en el alto tribunal promete despertar una batalla política entre demócratas y republicanos, que han convertido la inmigración en un tema de campaña y que en junio, cuando se pronunciaría el Supremo, estarían a pocos semanas de celebrar sus convenciones nacionales para elegir a los candidatos presidenciales.