El partido republicano ya enfrentó un candidato similar a Trump en 1964

Barry Goldwater, rábido anti comunista, militarista, anti gobierno y de retórica candente, dividió al partido al ganar la nominación republicana en 1964 y esto fue lo que pasó...
El partido republicano ya enfrentó un candidato similar a Trump en 1964
La foto data del 27 October 1964 y muestra a Barry Goldwater dando un discurso en Nueva York durante la campaña de 1964.
Foto: AFP / Getty Images

En el comercial, un hombre que dice ser republicano “de toda la vida” expresa preocupación y hasta temor por el hombre que está liderando su partido. “Este hombre me asusta”, dice. “Cuando el líder del Klu Klux Klan sale a favor de un candidato de mi partido, eso quiere decir que ellos no son republicanos o yo no lo soy. Si nos unimos en torno a un hombre en el que no creemos, es todo una mentira”.

El año era 1964 y un senador ultraconservador de nombre Barry Goldwater, se había coronado como candidato republicano a la presidencia tras una revolución interna que dividió al partido. Goldwater era radical en sus ideas y muy directo y agresivo en sus ataques a la competencia política. A su competidor, el presidente demócrata Lyndon Johnson, lo llamó alguna vez “el mentiroso más grande del país…es el individuo más falso que haya existido”.

¿Le recuerda a alguien del presente?

Muchos historiadores y aficionados a la política están encontrando paralelos entre Goldwater y la actual situación del partido republicano con Donald Trump.

De hecho, este comercial de Lyndon Johnson para presidente que encontrará a continuación (citado en el primer párrafo de este artículo) tiene escalofriantes similitudes con lo que está pasando hoy en día en el partido republicano y en el país.

Goldwater lideraba un sector republicano que se oponía al acta de derechos civiles, era antigobierno, militarista y obsesivamente anticomunista. En aquel entonces Pat Brown, el padre del actual gobernador de California –y quien lo era en ese momento-, declaró de Goldwater que “el olor del fascismo está en el aire”.

Jamie McKown, politólogo del College of the Atlantic en Bar Harbor, Maine, dijo que con la elección de Barry Goldwater como candidato del partido republicano para la elección de 1964, mucho republicanos “moderados” se sintieron desplazados del partido, pero tuvieron que lidiar con ello. En su siguiente oportunidad, eligieron a un candidato muy diferente, Richard Nixon. “Un partido puede sobrevivir una división como esa”, dijo McKown.

Goldwater tenía un lema de campaña que era un juego de palabras con la palabra “correcto” y “derecha”, que en inglés es la misma: “In your heart you know he’s right”. Los demócratas, en aquella época, atacaron con dos lemas en su contra: “In your heart you know he’s right…extremely” (extremista) y botones de campaña que decían “In your heart you know he’s nuts” (En el fondo sabes que está loco).

Entre los controversiales candidatos de Goldwater estaba este en el que sugería que si Estados Unidos no actuaba con firmeza, “sus niños serán comunistas”.

¿Qué pasó con Goldwater?

Goldwater perdió aplastantemente la elección general frente a Lindon B. Johnson, quien de ser vicepresidente había pasado a ocupar la presidencia en 1963 tras el magnicidio de John F. Kennedy. La reelección de Johnson marcó el margen más grande del voto popular en la historia del país, recibió 61% del voto, ganó 44 de los 50 estados y creó la más grande mayoría en la Cámara de Representantes desde 1936.

“Goldwater y su revolución causaron una ruptura dentro del partido republicano y en la elección general fue destrozado por Johnson”, dijo la profesora y politóloga Sherry Bebitch Jeffe. “Pero quizá si comparas a Goldwater con un republicano de ahora no parezca tan extremo, de hecho hoy en día no sobresaldría mucho”.

Sin embargo, fue a raíz de Goldwater que el partido republicano comenzó a moverse más hacia la derecha, indicó Bebitch Jeffe. “El centro del partido republicano se ha movido hacia la derecha con los años. En esa época había republicanos liberales como los del ala Rockefeller y había más conservadores. A Goldwater se le consideraba extremadamente conservador, pero hoy en día sería uno más”.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES