Obama elogia el coraje de los disidentes cubanos

El Presidente de EEUU promete a los disidentes que seguirá denunciando las violaciones de los derechos humanos en Cuba
Obama elogia el coraje de los disidentes cubanos
Miembros de las Damas de Blanco son arrestadas tras una marcha en La Habana, a horas de la llegada de Obama al país.
Foto: EFE

WASHINGTON- El presidente de EEUU, Barack Obama, prometió a los trece disidentes cubanos con los que se reunió en La Habana que seguirá denunciando “decididamente” las violaciones de derechos en Cuba, pero que continuar con la política de aislamiento dificultará cualquier cambio en la isla.

“Me he reunido con varios disidentes, algunos que apoyaban nuestra política y otros que creían que recompensa o valida al Gobierno actual”, dijo Obama en una entrevista con la cadena de televisión estadounidense ESPN mientras asistía a un partido de béisbol en La Habana.

“Les he explicado que seguiremos denunciando decididamente las cosas que consideramos importantes, pero que el aislamiento, en cierto modo, daba poder a aquellos que no querían ver cambios” en Cuba, añadió.

Obama dijo que “un par” de los disidentes con los que se reunió hoy “habían estado ayer mismo en la cárcel y uno de ellos todavía tenía cortes, como consecuencia de las esposas” en sus muñecas.

Pero aseguró que con la anterior política de aislamiento no podría haber hecho lo que hizo hoy, “hablar a toda la población cubana” en un discurso en La Habana “sobre el extraordinario éxito que han logrado los estadounidenses al tener libertad de expresión, de religión y la capacidad de empezar sus propios negocios”.

“No tengo dudas de que eventualmente va a haber cambios” en Cuba, subrayó el mandatario.

Explicó que el objetivo de Estados Unidos es que, como consecuencia del restablecimiento de las relaciones y la relajación de restricciones a Cuba, empiece a haber “más pequeños negocios en la isla, más viajeros estadounidenses” y un aumento de las remesas para los cubanos.

“Creando esos espacios de oportunidad y esperanza, con el tiempo empezará a haber cambios, y la gente ya no pensará que tiene que irse a Miami, sino que puede quedarse en Cuba”, apuntó.

“Mi esperanza es que cada vez que pueda volver (a Cuba) veamos más libertad y prosperidad en la isla y que los lazos entre nuestros dos pueblos sean cada vez más fuertes con el tiempo”, agregó.

Obama explicó que sus hijas, Malia y Sasha, tuvieron la oportunidad de hablar con los nietos del presidente Raúl Castro durante la visita y que confía en que “las próximas generaciones (de estadounidenses y cubanos) no retengan algunas de las cicatrices del pasado”.

El mandatario vio el partido amistoso de béisbol entre la selección de Cuba y los Rays de Tampa Bay junto a la viuda de un pelotero afroamericano, Jackie Robinson, que en 1947 se entrenó junto a su equipo en La Habana antes de “romper las barreras raciales” del deporte en EE.UU.

Obama presentó a la viuda de Robinson, Rachel, al presidente Castro, al inicio del partido en el Estadio Latinoamericano de La Habana.

“Creo que (Jackie) estaría emocionado de que tengamos a un presidente afroamericano en Estados Unidos”, dijo Rachel Robinson, de 90 años, en una entrevista con ESPN.

COBERTURA ESPECIAL: OBAMA EN CUBA