Amenazó a clientes de In-N-Out, y luego se robó una patrulla

Hombre de 52 años está tras las rejas y enfrenta numerosos cargos serios

Amenazó a clientes de In-N-Out, y luego se robó una patrulla
Fue todo un enredo en Pasadena, luego que un hombre amenazó a clientes de un In-N-Out y robó una patrulla.
Foto: Captura / NBC4

Un hombre de 52 años que la Policía de Pasadena intentaba arrestar por supuestamente amenazar con disparar a comensales de una sucursal de la cadena In-N-Out, logró liberarse de la detención para luego robar una patrulla y generar una persecución que culminó cuando el auto fue chocado intencionalmente por otro carro policía.

Todo este enredo comenzó cuando la Policía recibió una llamada cerca de las 9:47 p.m. de empleados del restaurante, ubicado en la cuadra 2100 al este del bulevar Foothill, donde se reportaba que el hombre estaba bloqueando el paso de vehículos hacia el lugar y amenazando con dispararle a la gente.

http://www.nbclosangeles.com/portableplayer/?cmsID=373844151&videoID=0dphyPuFU6DD&origin=nbclosangeles.com&sec=news&subsec=local&width=600&height=360

Al llegar al lugar, los agentes localizaron a Joel Soto, residente de Shafter, al norte de California, e intentaron detenerlo, pero de alguna forma se soltó y robó una de las patrullas.

El hombre condujo el auto por unos ocho minutos hasta que otra patrulla lo chocó intencionalmente para detenerlo en la esquina de la avenida Lake y la calle Claremont.

Todavía Soto se salió por la ventana del pasajero del vehículo y se subió arriba de la patrulla y fue cuando recibió descargas eléctricas de los agentes que lograron controlarlo.

Durante la investigación, la Policía supo que Soto supuestamente amenazó a un empleado del restaurante, atacó a personal de limpieza del mismo con un extintor de fuegos y luego amenazó con matarlo.

Soto también habría roto supuestamente la puerta de vidrio del restaurante con el extintor y amenazado con matar a otro empleado.

Ahora él enfrenta una variedad de cargos que incluyen ataque con un arma mortal, hacer amenazas criminales, robo mayor de auto, vandalismo y evitar el arresto.

Soto recibió algunas heridas durante todo el embrollo y fue llevado al hospital donde estaba en condición estable, según las autoridades.