Masacre de Orlando enfrenta a Trump y Clinton sobre terrorismo y seguridad nacional

Clinton pide prohibir armas de asalto y promete combatir grupos terroristas, mientras que Trump reitera promesa de "suspender" la entrada de inmigrantes de países con actividad terrorista
Masacre de Orlando enfrenta a Trump y Clinton sobre terrorismo y seguridad nacional
Masacre en Orlando
Foto: EFE

WASHINGTON.- En medio de una reñida contienda presidencial, el fallecido gatillero de la peor masacre en la historia moderna de EEUU reactivó este lunes un agrio debate sobre cómo frenar a grupos terroristas y la violencia derivada de las armas.

Armado con un rifle de asalto AR15 y una pistola “Glock”, Omar Mateen cegó la vida de 49 personas e hirió a otras 53 en un club nocturno de homosexuales en Orlando (Florida), poniendo bajo los reflectores el perenne choque entre demócratas y republicanos sobre el control de las armas.

El tiroteo puso sobre el tapete algunos de los asuntos más polémicos en la vida nacional: la inmigración, los derechos de los homosexuales, y la seguridad nacional, y la respuesta de los virtuales candidatos presidenciales ofreció visiones distintas sobre el futuro de la lucha antiterrorista.

Según las autoridades, no hay un vínculo directo entre Mateen, de 29 años, y organizaciones extremistas, pero éste juró lealtad al grupo extremista islámico “ISIS” en una llamada al servicio de emergencias “911” desde el club nocturno “Pulse”  la madrugada del domingo.

El tiroteo generó la repulsa de la clase política, líderes del Congreso, grupos cívicos, y la comunidad musulmana.

Tanto el presidente Barack Obama como la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, afirmaron que el tiroteo fue un ataque contra todos los estadounidenses y renovaron su llamado para un mayor control de las armas y el combate a grupos extremistas.

//platform.twitter.com/widgets.js

Por su parte, el virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, se pronunció como “un mejor amigo” de la comunidad homosexual, y acusó a Clinton de querer envalentonar al “islamismo radical”.

La receta de Clinton

Durante un discurso en Cleveland (Ohio), Clinton afirmó que “las armas de guerra no tienen cabida” en las calles de EEUU, por lo que pidió la prohibición de las armas de asalto, ampliar la revisión de antecedentes de compradores, y combatir a grupos terroristas internacionales.

//platform.twitter.com/widgets.js

“El terrorista de Orlando está muerto, pero el virus que envenenó su mente permanece muy vivo… la amenaza (terrorista) se está metastatizando”, dijo Clinton.

Sin mencionarlo ni una vez por nombre, Clinton dijo que la “retórica incendiaria” de Trump contra los musulmanes, “perjudica a la mayoría de los musulmanes que aman la libertad y odian el terror”.

Clinton delineó un plan de tres puntos centrado en el trabajo de EEUU con sus aliados para desmantelar las redes que financian, promueven y arman a grupos terroristas, y  más recursos para la comunidad policial, de inteligencia y de defensa dentro de EEUU.

También, para prevenir la “radicalización” en internet, Clinton propuso combatir los esfuerzos de ISIS y otras redes terroristas de reclutar miembros en EEUU y Europa.

En concreto, pidió la ayuda de países como Arabia Saudita, Qatar y Kuwait para impedir que sus ciudadanos financien a grupos extremistas, y que retiren su apoyo a “escuelas y mezquitas radicales en todo el mundo que colocan a muchos jóvenes en el sendero del extremismo”.

 “Tenemos que controlar nuestras fronteras”

Por su parte, en un discurso en Manchester (New Hampshire), Trump atacó, simultáneamente y con nombre y apellido,  a Clinton y Obama, acusándolos de no tener idea de lo que es el “islamismo radical”  y de poner en riesgo la seguridad nacional.

De hecho, en declaraciones a Fox News, Trump sugirió que Obama simpatiza con los grupos radicales y eso explicaría su falta de acciones contundentes, y ayer en Twitter dijo que el mandatario debería renunciar si no pronuncia la frase del “terrorismo islámico radical” .

Trump afirmó que si gana Clinton, ésta buscará abolir la Segunda Enmienda de la Constitución, que consagra el derecho a la tenencia de armas; desarmará a ciudadanos que cumplen con las leyes y permitirá el ingreso de personas “que quieren masacrarnos”.

Además, reiteró su llamado a recrudecer el control de las fronteras y suspender la entrada a EEUU de inmigrantes de áreas del mundo con una “prevalente” actividad terrorista.

También criticó la idea de restringir el acceso a las armas, repitiendo que Francia las prohíbe y fue objeto de un atentado terrorista en noviembre de 2015.

Pero sus comentarios no reflejan las posturas de Clinton y, según observadores, tampoco ofrecen propuestas prácticas para combatir la amenaza terrorista.

Trump tiene previsto reunirse con la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) para discutir formas de que los estadounidenses tengan los medios para protegerse “en esta era del terror”.

El magnate empresarial rechazó la “corrección política” que, a su juicio, impide condenar específicamente “el extremismo islámico”  -Clinton sí lo hizo – y prometió que, si gana en noviembre, “se acabarán los días de la ignorancia mortal”.

//platform.twitter.com/widgets.js

“El islamismo radical está viniendo a nuestras costas… necesitamos decir la verdad sobre el islamismo radical y necesitamos hacerlo ahora” o después será tarde, advirtió.

¿Derecho o control de armas?

La violencia de las armas se cobra la vida de 33,000 personas al año, y los incidentes en Orlando, San Bernardino (California) en mayo de 2015, y el de una primaria en Newhaven (Connecticut) en 2012 tienen como común denominador el uso de rifles de asalto y otras armas de alto calibre.

Pero desde la masacre de 26 niños y maestros en la escuela primaria Sandy Hook en Newhaven, el Congreso sigue estancado sobre cómo frenar esa violencia.

En general, los demócratas exigen ampliar la revisión de antecedentes de los compradores de armas, mientras que la NRA y grupos conservadores afines se oponen a ese tipo de medidas.

¿Qué opinan los votantes?

La mayoría de las encuestas refleja una división ideológica sobre el control de las armas, según el Centro de Investigación Pew.

Por lo general, hay un mayor apoyo al control de las armas y revisión de antecedentes de compradores entre demócratas que entre republicanos, indicó  una encuesta de julio de 2015.

GunControl

Según Geoffrey Skelley, analista de la Universidad de Virginia, es poco probable que, por ahora, el tiroteo altere mucho el panorama electoral: aunque Trump lo usará como arma pese a que Mateen nació en EEUU -sus padres son afganos-, las encuestas dan resultados mixtos respecto a la lucha antiterrorista.

“Trump aventaja a Clinton en cuestiones de terrorismo, pero ella le gana al hablar del temperamento que se requiere para la presidencia y para manejar la política exterior”, señaló.

“El país está polarizado sobre las armas y los derechos de los homosexuales, pero no veo que el tiroteo cambie mucho las opiniones de los votantes… si se producen más terribles incidentes como el de Orlando, si surge un patrón, eso podría beneficiar a Trump”, advirtió el experto.

Nadie está a salvo

Para la comunidad gay en Orlando, el club nocturno “Pulse” era una especie de refugio en un país en el que, pese a que el Tribunal Supremo legalizó los matrimonios homosexuales, éstos aún afrontan estigma y discriminación en vivienda, empleos, adopción de hijos y otros ámbitos de la vida nacional.

El tiroteo confirmó que son un grupo vulnerable y, ahora, también un blanco de ataques terroristas.