El terremoto del Brexit sigue con réplicas en los mercados

Dos agencias de calificación de deuda retiran la Triple A al Reino Unido
El terremoto del Brexit sigue con réplicas en los mercados
Según S&P el viernes, tras el referendum en el Reino Unido, se volatilizaron de los mercados $2.08 billones, la mayor caída en la historia. /Efe
Foto: Efe

Es difícil saber qué efecto va a tener la salida del Reino Unido de la UE y la crisis política que haya en este país, su integridad territorial y cómo quede el resto del bloque europeo. Es difícil pero en cualquier caso ningún economista o inversionista es optimista.

El lunes el espanto al riesgo volvió a hacer acto de presencia en la mayor parte de los mercados del mundo (ciertamente en Europa y EEUU) y los índices de las bolsas cayeron al igual que lo hicieron los rendimientos de los bonos de los gobiernos.

Esto significa que la mayor parte de los inversionistas están sacando su dinero de las apuestas por la fortaleza económica y se están refugiando en deudas de estados que consideran fuertes (como la de EEUU o la de Alemania por ejemplo). Cuanta más demanda hay por esos bonos, más baja su rentabilidad (funciona a la inversa que la bolsa). Los analistas ven estos movimientos como un aviso de que las tasas de interés van a seguir bajas durante mucho más tiempo de lo que se esperaba, de hecho en EEUU el bono a 10 años, que tiene influencia directa en las hipotecas, registró bajadas como las vistas en 2012.

El oro, que es un valor refugio, siguió subiendo al igual que lo hizo el dólar. En este caso, el Brexit puede convertirse en un peligro para EEUU muy directo porque encarece las exportaciones de este país mientras que abarata las importaciones, algo que ya pasa factura a un sector manufacturero que ve cómo sus mercados exteriores son cada vez más frágiles.

La apreciación del dólar es un dolor de cabeza añadido a países en latinoamérica con deuda en esta moneda que tienen ahora que lidiar con unos pagos más elevados.

Mientras, Standard & Poor´s y Fitch, retiraron ayer la triple A con la que calificaban la deuda del Reino Unido. La primera de estas agencias de crédito afirma que la decisión de dejar la Ue retira previsibilidad, estabilidad y una política efectiva en el país.