Alyn, la niñita de 10 años que sobrevivió un tiro en la cabeza

Caminaba a una tienda cercana, acompañada de su hermana, cuando de pronto recibió un disparo en parte trasera de su cráneo

La pequeña Alyn sobrevivió un tiro en la cabeza. Ahora su familia exige se haga justicia.
La pequeña Alyn sobrevivió un tiro en la cabeza. Ahora su familia exige se haga justicia.
Foto: Captura/NBC4

En los últimos 12 meses, se han reportado más de 311 homicidios tan solo en el condado de Los Ángeles. Por suerte, una niña de 10 años pudo evitar aumentar esa cifra.

El pasado 10 de junio, la pequeña Alyn fue baleada mientras caminaba cerca de la intersección de la avenida Rogers y la calle Chicago, informó la Policía de Los Ángeles.

Eran las 6 de la tarde, y la menor, junto con su hermana, caminaba hacia una tienda cerca de su hogar, cuando de pronto recibió un disparo en la parte trasera de su cráneo.

A decir de las autoridades, ella no era el blanco de quien soltó el gatillo, —una persona que disparó desde el interior de su coche-, sino un hombre a bordo una bicicleta que cruzaba el mismo camino que las niñas.

No obstante, la herida fue lo suficientemente grave para que ésta terminara en el hospital, donde le realizaron una cirugía. La bala le rozó el cráneo. Afortunadamente, no murió.

http://www.nbclosangeles.com/portableplayer/?cmsID=384342301&videoID=H5SMoPJinvy_&origin=nbclosangeles.com&sec=news&subsec=local&width=600&height=360

Y a dos semanas de que ocurriera el tiroteo, la menor habló ante cámaras de NBC Los Angeles —sin mostrar su rostro- sobre lo que ocurrió ese día.

Lamentablemente, la niña no vio la cara de su atacante, pero sí le quedó grabado el coche gris que conducía el hombre.

“Lo único que escuché fue un “beeeep” y después caí al suelo”, dijo la menor.

Para dar con el sospechoso, de quien no se tiene descripción alguna, el Concilio de Los Ángeles ofreció una recompensa de $50,000.

El anuncio de la recompensa se daría la tarde del jueves, en la estación Hollenbeck del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), donde estaría presente la familia y el mismo concejal José Huizar, exigiendo se haga justicia en el tiroteo que ahora atormenta a la pequeña Alyn.

“No han detenido a la persona, y tengo miedo de que me quieran disparar de nuevo”, dijo la pequeña al noticiero, protegida bajo una cobija y abrazándose a sí misma.

La madre de la menor, cuya identidad no será revelada, dijo perdonar al atacante, pero pidió que se entregara.