Mujer torturada por días a manos de su marido busca alertar con estas fotos

Hay heridas que te marcan para siempre

Guía de Regalos

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

(Suministrada /Prosper Ortega)

A Prosper Ortega (23) su esposo Aaron Uchitel la drogó y le echó agua hirviendo en los oídos. Le pinchó los ojos en un intento por dejarla ciega, le cortó parte de su cabello, le trató de arrancar los dientes y la acuchilló en el pecho.

Esa fue solo parte de la tortura.

Los hechos ocurrieron a finales de junio en la vivienda que compartía la pareja en Southwest Atlanta. Se habían casado hacía menos de un año. En el lugar, también se encontraba el bebé recién nacido de la pareja.

acusado-tortura-1

La tortura quedó plasmada en una serie de fotos, algunas tomadas desde el Grady Memorial Hospital, donde la madre recibe tratamiento. El rostro hinchado y lleno de moretones, así como otras partes de su cuerpo, evidencian la gravedad del ataque. La mujer apenas puede abrir los ojos. Médicos anticiparon que, posiblemente, no recupere la vista. La sobreviviente accedió a publicar sus fotos para alertar sobre la violencia doméstica.

Precisamente, esta semana pudo cargar en sus brazos de nuevo a su bebé, que tenía dos semanas de nacido durante el tiempo en que su padre la mantuvo cautiva.

No fue hasta el 24 de junio que Fawn Ortega, madre de la víctima, preocupada por la ausencia de su hija, acudió a la residencia, y, tras forcejear con el hombre para lograr acceso, descubrió la brutal condición en la que se encontraba la chica.

“El le estaba pinchando los ojos, pinchándole los ojos para que no pudiera ver al bebé, le cortó el pelo y le dijo: ‘Lo voy a hacer para que nadie nunca quiera estar contigo’”, relató Fawn a Channel 2.

Ambas mujeres han trabajado con víctimas de violencia doméstica y en iniciativas para combatir el tráfico sexual.

Pero, aparentemente, el amor cegó a la muchacha. Fawn indicó que ahora Prosper comparte su martirio “para alertar a la gente de que esto puede pasar, y que le pasó a ella y no lo podía creer porque lo amaba mucho”.

Inicialmente, Prosper se mantuvo en la relación abusiva porque temía que el hombre se llevara al pequeño.

Pero los enfrentamientos venían de antes. De acuerdo con la Policía, ya el hombre la había golpeado en otras ocasiones.

El pasado noviembre, Uchitel fue ordenado a someterse a una taller de control de la ira, lo que su esposa vio como una señal de querer enmendar su comportamiento.

Pero ese no bastó y ahora el acusado se mantiene encarcelado bajo cargos de agresión agravada, privación ilegal de la libertad y crueldad a menores.

La familia de la víctimo inició una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe para cubrir los gastos médicos.