Video: Revelan imagen de sospechoso en muerte de madre e hija en Long Beach

El crimen dejó un profundo dolor en una familia latina
Sigue a La Opinión en Facebook
Video: Revelan imagen de sospechoso en muerte de madre e hija en Long Beach
Carina Mancera y su pequeña Jennabel (i). Un altar en su honor se levantó en el lugar del crimen (d).
Foto: Twitter / @Senbanalyst

La Policía de Long Beach dio a conocer un video que muestra una persona de interés en conexión con el tiroteo fatal de una joven madre y su pequeña hija.

Carina Mancera, de 26 años y su hija Jennabel Anaya de 4 fueron acribilladas a tiros frente a su casa.

El sospechoso, un hombre afroamericano de entre 20 y 30 años, fue captado en cámaras de seguridad de un negocio después del tiroteo y también en videos de vigilancia de la Línea Azul del Metro. El subió al tren en la estación de la calle 5th y el bulevar Long Beach y viajó hasta Los Ángeles, donde se bajó en la estación San Pedro, localizada en la esquina de las calles Washington y San Pedro.

Cualquier que tenga información sobre esta persona, puede llamar al (562) 570-7244.

Mancera de 26 años y su hija Jennabel fueron abatidas a tiros el pasado sábado 6 de agosto alrededor de las 10:20 p.m. cuando regresaban a su casa cerca de la esquina de la calle Ninth y la avenida Locust. Todo esto frente a los ojos del novio de Mancera y padre de la niña, Luis Anaya.

El sospechoso solo había sido descrito como un afroamericano.

“El cobarde o los cobardes que cometieron este acto serán llevados ante la justicia”, dijo Robert García, alcalde de Long Beach, quien poco después anunció una recompensa de $40,000 dólares a quien provea información sobre el asesinato de una joven madre y su pequeña hija.

Carina murió en la escena y su hija en un hospital.

“Hasta el momento se desconocen los motivos del ataque”, dijo Nancy Pratt, portavoz del Departamento de Policía de Long Beach al anunciarse la recompensa. “No tenemos informacion disponible de ningún sospechoso”.

Dolor familiar

El asesinato, al parecer sin sentido, ha dejado un profundo dolor en la familia latina afectada.

Luis Anaya, el ahora viudo comentaba en una entrevista anterior con La Opinión que no daba cuenta del por que del hecho.

“Acabábamos de venir del mercado; ellas se me adelantaron cuando yo abrí el carro y escuché los gritos cuando escuché los disparos”, dijo a La Opinión. “Yo pensé que se trataba de una bomba”.

Anaya dijo que cuando volteó alcanzó a gritarle al asesino y también le tiró balazos a él, aunque no lo hirió. “¿Por qué no pude defenderlas?”, lamentó.

Aunque no pudo identificar al solitario tirador ni el automóvil en que huyó, dijo: “creo que era un afroamericano; en esta zona no hay cholos [pandilleros] ni nada”.