Ni con su muerte, Juan Gabriel podrá evadir pagar impuestos

Ahora las deudas son del heredero de "El Divo de Juárez"
Ni con su muerte, Juan Gabriel podrá evadir pagar impuestos
Foto: Ángel Llamas / agencia reforma

Ni con su muerte Juan Gabriel podrá evadir el adeudo que tenía por varios millones de pesos con el SAT (Servicio de Administración Tributaria), pues de acuerdo con el artículo 146 del código fiscal federal vigente, el fallecimiento de un contribuyente no exonera su deuda, la cual pasa automáticamente a sus herederos o albaceas, quienes tienen el derecho a liquidar el monto de manera voluntaria.

En caso de negarse, el SAT podrá iniciar el embargo de los bienes y propiedades que haya dejado el fallecido.

El albacea o heredero se convierte automáticamente en el representante legal del finado, por lo cual tiene que declarar las deudas pendientes con el SAT. En materia fiscal el representante legal tiene que declarar la deuda. De no mostrar interés, el SAT iniciará un proceso de embargo de los bienes”, explicó el licenciado Froylán Morales, asesor fiscal del SAT.

De acuerdo con los protocolos, el SAT iniciará en las próximas semanas una investigación para detectar cuentas bancarias y bienes del fallecido cantautor para conformar una base de datos.

Al cuestionar sobre algunas de las propiedades del fallecido cantautor que pudieran haber quedado en posesión de supuestos prestanombres, como su exrepresentante Silvia Urquidi, Morales aclaró:

  • Actriz acusada de meter a Juan Gabriel a la cárcel no quiere hablar

“En materia fiscal no podemos ejercer una acción sobre presunciones, pues no estamos seguros de que esas propiedades hayan sido adquiridas con el mismo dinero del deudor. Si el SAT procede, viola los derechos por escritura pública, pero en materia penal sí se genera un delito grave el servir de prestanombres y esta sería una investigación de la procuraduría, y en caso necesario, la dependencia podría solicitar al SAT las declaraciones patrimoniales de estos compradores para conocer si en el momento de la adquisición de los inmuebles contaban con la solvencia económica”.