Trump critica investigación sobre injerencia de Rusia, y minimiza informes de inteligencia

El presidente electo de EEUU cuestionó el por qué de esta investigación ahora y no antes del 8 de noviembre
Trump critica investigación sobre injerencia de Rusia, y minimiza informes de inteligencia
Donald Trump.
Foto: Getty

WASHINGTON.- El presidente electo, Donald Trump, volvió a criticar este lunes la investigación sobre la posible injerencia de Rusia en las elecciones para ayudarlo a ganar, además de que,  para alarma de los expertos, ha restado importancia a los informes de Inteligencia sobre amenazas terroristas.

Trump ha dejado en claro que hará las cosas a su manera, incluso rompiendo con los protocolos. En su cuenta en Twitter, volvió a criticar la decisión del presidente Barack Obama de ordenar una investigación del espionaje y ciberataques de las elecciones en EEUU.

Trump afirmó, erroneamente, que es difícil determinar quiénes están detrás de un determinado espionaje a menos que se les detecte “en el acto”, y cuestionó el porqué de esta investigación ahora y no antes del 8 de noviembre. También aseveró que, si hubiese perdido y ahora él acusaría a Rusia, lo estarían criticando por promover una “teoría de conspiración”.

Trump tacha de ridícula conclusión de CIA sobre apoyo de Rusia en su campaña

“Profunda inmersión”

La investigación sobre Rusia, encargada a la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI, en inglés), abarcará también las presuntas actividades de espionaje de China en 2008, contra las campañas presidenciales de Obama y su rival republicano de entonces, el senador de Arizona, John McCain.

“Esta será una profunda inmersión” en las aguas del presunto espionaje, no para “impugnar los resultados” electorales sino para esclarecer dudas sobre la posible injerencia del Kremlin en los comicios, según explicó un portavoz de la Casa Blanca, Eric Schultz.

El pasado 7 de octubre, tras una investigación tecnológica forense, el DNI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) habían alertado de que Rusia estuvo detrás de la filtración a WikiLeaks de correos electrónicos de partidos políticos y sus líderes.

Obama ordena revisión de presunto hackeo de Rusia antes de elecciones

El diario “The Washington Post” dijo el viernes pasado que, según la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Rusia intervino para ayudar a colocar a Trump en la Casa Blanca.

El presunto plan de Rusia de desestabilizar las elecciones ha generado gran preocupación entre demócratas y republicanos en ambas cámaras del Congreso, que ya han anunciado audiencias para el próximo año.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, dijo hoy que el Comité de Inteligencia del Senado realizará una investigación sobre la interferencia, al afirmar que “los rusos no son nuestros amigos”. McConnell, sin embargo, consideró que no hace falta una investigación más extensa y más allá de la que pueda realizar el comité.

En una declaración conjunta divulgada ayer, los senadores republicanos McCain, y Lindsey Graham, así como los demócratas Charles Schumer y Jack Reed, dijeron que las audiencias de los comités de Seguridad Nacional serán un esfuerzo bipartidista para “frenar las graves amenazas que suponen para la seguridad nacional los ciberataques realizados por gobiernos extranjeros”.

El asunto, sin embargo, ha generado divisiones entre los republicanos porque, mientras algunos quieren llegar al fondo de lo ocurrido,  Trump calificó el informe de la CIA como “ridículo” y afirmó que es un esfuerzo de los demócratas por rechazar su triunfo en las urnas.

Ataca a las agencias de inteligencia

Trump también ha restado importancia a los informes de Inteligencia sobre amenazas terroristas que, durante décadas, ha recibido el mandatario en sesión cerrada. De hecho, como presidente electo, tiene acceso a los informes pero, según reconoció ayer, ha delegado esas reuniones al vicepresidente electo, Mike Pence.

“Soy, digamos, una persona inteligente, no necesito que me digan lo mismo, con las mismas palabras cada día”, dijo a la cadena Fox News Trump, quien ha sido criticado por cuestionar la credibilidad de los servicios de inteligencia.

El entonces presidente George W. Bush, por ejemplo, había recibido un informe el 6 de agosto de 2001 -uno de varios ese año, según documentos posteriormente desclasificados- sobre los planes de la red terrorista Al Qaida de realizar un atentado en EEUU.

Poco después, el 11 de septiembre de 2001, con aviones como misiles, miembros de la red atacaron las Torres Gemelas y el Pentágono que, junto a un tercer ataque frustrado por pasajeros en un terreno baldío en Pensilvania, dejaron 3,000 muertos.

Según observadores, las críticas de Trump son contraproducentes porque, ante las continuas amenazas contra intereses de EEUU, como es el caso de Corea del Norte, él necesitará apoyarse en los informes de inteligencia para sumar apoyo de la población a cualquier respuesta militar de Estados Unidos.

Larry Diamond, analista de la Institución Hoover y director del Centro para la Democracia, Desarrollo y Aplicación de la Ley, de la Universidad Stanford, delineó las acciones y agresiones del presidente ruso, Vladimir Putin, para recuperar la “grandeza” de Rusia en la arena internacional, y minar la credibilidad de la democracia en el mundo.

Según Diamond, el asunto más urgente de EEUU en política exterior será, precisamente, “la creciente amenaza de Rusia bajo Putin a la libertad y su más importante ancla, la alianza de Occidente”.

“Nada moldeará con mayor profundidad el tipo de mundo en el que vivimos que cómo responda la Administración Trump a ese reto”, señaló Diamond en un artículo de opinión en la revista “The Atlantic”.