“El entierro de Pachencho”: la burla de los cubanos a la muerte

Los habitantes de la ciudad de Santiago de Las Vegas, en la provincia de La Habana, la celebran cada año
“El entierro de Pachencho”: la burla de los cubanos a la muerte
Escena del "Entierro de Pachencho".
Foto: Captura / BBC Mundo

La viuda desconsolada llora a su esposo mientras sus vecinos la acompañan en la procesión que lleva el ataúd hacia el cementerio.

El cajón no está cerrado y se puede ver el cuerpo del difunto, incluso cuando lo van bajando hacía el lugar en el que lo enterrarán.

Pero ¡un momento! Al muerto se le ve parpadear. ¿Qué pasa?

Le empiezan a dar ron y el muerto deja de estar muerto y saca la lengua.

Así comienza la fiesta, en la que a la esposa se le ve bailar con el cura.

Todos son actores.

Se trata de una tradición que se acerca a las tres décadas y que se le conoce como el “El entierro de Pachencho”.

Los habitantes de la ciudad de Santiago de Las Vegas, en la provincia de La Habana, la celebran cada 5 de febrero y un vecino es el encargado de encarnar a Pachencho.

Un artículo de Radio Rebelde cuenta que hay varias versiones sobre los orígenes de esta tradición: unos dicen que nació como una forma de conmemorar la fundación, en 1882, del Centro de Instrucción y Recreo, que es una institución cultural y educativa.

Otra versión apunta al año de 1937 cuando se creó el grupo musical Piquete Santiaguero, que se encargaba de cerrar las fiestas de esa localidad y del “Entierro del Carnaval”.

Y una más la remonta a los años 70 cuando se presentaba la obra teatral “El velorio de Pachencho”.

Aunque no hay certeza del origen, lo cierto es que la tradición sigue viva y coleando.