Mentes con ideas peligrosas

Mentes con ideas peligrosas
Foto: John Moore / Getty Images

La noticia se regó como pólvora en los últimos días de la semana anterior. La organización Prensa Asociada reveló la existencia de un memo del departamento de seguridad interna que indicaría que el gobierno federal estaría considerando la posibilidad de desplegar 100,000 miembros de la guardia nacional en 11 Estados de la unión americana, para que actúen en redadas para la detención de inmigrantes no autorizados.

El gobierno federal, a través de varios funcionarios, incluido el portavoz de La Casa Blanca, Sean Spicer, se apresuró en asegurar que dicha información es falsa y que no existe absolutamente ningún plan para emplear a los miembros de la guardia nacional en labores de detención de los inmigrantes no autorizados. Sin embargo, no se ha negado la existencia de dicho memorándum, únicamente se ha señalado que es solo un borrador de una propuesta surgida aparentemente del escritorio del propio secretario del departamento de seguridad interna, John Kelly, y que no está siendo seriamente considerada.

Seamos meridianamente claros acerca de este tema, la sola idea de utilizar a la guardia nacional para el arresto de inmigrantes no autorizados – en lo que suponemos sería el movilizarlos a hogares, centros de trabajo, y a las calles de estos once Estados – es de un nivel de monstruosidad pasmoso.

El solo hecho de que a alguien dentro de la presente administración se le pueda pasar por la cabeza que es razonable desplegar a decenas de miles de miembros de la guardia nacional para cumplir labores de inmigración revela la peligrosa filosofía que en materia migratoria maneja la presente administración. Obviamente no es de extrañarnos.

En los últimos días hemos visto acciones por parte del servicio de inmigración y aduanas que eran impensables en anteriores administraciones. Una madre deportada de manera sumaria, un par de estudiantes protegidos por la acción ejecutiva Daca detenidos en procedimientos de muy dudosa legalidad, una víctima de violencia doméstica arrestada cuando buscaba ayuda para defenderse de su agresor. Todos estos son ejemplos de la nueva dinámica que pretende establecer esta nueva administración y que están plasmadas en la acción ejecutiva firmada por Trump hace menos de un mes y que literalmente criminaliza a todos y cada uno de los inmigrantes no autorizados presentes en el país.

Es necesario insistir que la sociedad civil debe prepararse desde ya para combatir la arremetida anti inmigrante del gobierno de Trump que amenaza con separar y destruir a millones de familias, la gran mayoría de ellas con estatus mixto, esto es, hogares en los que algunos de sus miembros son inmigrantes no autorizados y otros son ciudadanos estadounidenses.

No podemos permitir que personas que aunque carezcan de estatus legal, son residentes honestos y trabajadores, sean arrancados de sus hogares de la forma inhumana e irracional que pretende la actual administración.