Restauranteros denuncian a Trump por hacer negocios con gobiernos extranjeros

La cláusula de emolumentos prohibe que los presidentes de Estados Unidos acepten dinero de poderes extranjeros

Guía de Regalos

Restauranteros denuncian a Trump por hacer negocios con gobiernos extranjeros

La lista de personas que buscan atacar a Donald Trump por la vía legal sigue en aumento. En esta ocasión, una asociación de restaurantes y trabajadores de restaurantes y una organizadora de eventos en Washington, DC, se han sumado a la demanda presentada en enero contra el presidente por usar sus hoteles y restaurantes con el fin de hacer negocios con gobiernos extranjeros.

La Constitución prohibe expresamente esta práctica en la cláusula de emolumentos, una disposición que impide que los líderes del país puedan recibir cualquier tipo de dinero o salario procedente de poderes extranjeros.

Muchos políticos extranjeros aceptarían comer en los restaurantes de Trump con el fin de contentar al presidente, acusan empresarios.

Los papeles de la denuncia fueron presentados en enero ante la corte federal por CREW, un grupo con sede en DC que investiga la corrupción del gobierno y que asegura que el líder estadounidense violó la cláusula de emolumentos al ofrecer habitaciones en sus hoteles y mesas en sus restaurantes a funcionarios de otros gobiernos.

Varios expertos legales afirman que el caso hace frente un obstáculo importante: no está claro si CREW tenía derecho a denunciar a Trump porque los daños ocasionados por el presidente no podían comprobarse claramente.

En este sentido, los nuevos denunciantes podrían aclarar esta cuestión: como competidores directos de los restaurantes y hoteles del líder estadounidense, sus negocios podrían perder clientes extranjeros, ya que estos elegirían los servicios de Trump para conseguir su trato de favor.

El lujo es una de las características que tienen en común los locales de Trump, que posee desde restaurantes hasta hoteles, bodegas y clubs privados.

Todo esto daña a nuestros trabadores y empleados, ya que sus ganancias son menores y, además, reciben menos propinas“, asegura Saru Jayaraman, codirector del grupo Oportunidades de Restaurantes Unidos, uno de los anunciantes que han sido añadidos hoy al caso.

El directivo no pudo especificar al Washington Post el momento exacto en que un miembro de su asociación había perdido un cliente por culpa de los negocios de Trump pero aseguró que “es evidente que algo así puede suceder en el futuro”.

No estamos en un mercado ni en un país libre cuando los políticos de otros países se ven obligados a comer en los hoteles de Trump y a dormir en sus hoteles por el mero hecho de que es el presidente de Estados Unidos. La cláusula de emolumentos de la Constitución fue redactada justamente para evitar estas situaciones”, añadió Jayaraman.