Conozca las corporaciones que promueven la guerra de Trump contra indocumentados

Campaña busca que se rompan vínculos con corporaciones promotoras del odio
Conozca las corporaciones que promueven la guerra de Trump contra indocumentados
Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Wells Fargo, Boeing, IBM, son algunas de estas corporaciones
Foto: Michael Reynolds / Getty Images

La política anti inmigrante de Donald Trump tiene raíces muchos mas allá de la Casa Blanca y el Congreso. Así lo asegura una campaña del Centro para la Democracia Popular que identifica las corporaciones que apoyan y se benefician de su política de odio.

Para llevar a cabos sus planes, Trump necesita de la ayuda de corporaciones privadas de detención de indocumentados donde pueda albergar a miles de inmigrantes. También requiere del apoyo de Wall Street para proporcionar los fondos de inversión que lleven a cabo su plan. Por último necesita de las compañías de software que brindan la infraestructura digital para realizar su cometido.

Goldman Sachs, Blackstone, JP Morgan Chase, Wells Fargo, Blackrock, Boeing, IBM, Uber, y Disney son solo algunas de las corporaciones identificadas por El Centro para la Democracia Popular y Make the Road New York como “patrocinadores corporativos del odio” según publicó un informe de Salon.com.

En Wall Street se identificó a JP Morgan Chase y Wells Fargo, que financian a las dos mayores compañías de prisiones privadas en el país, CoreCivic y Geogroup.  Wells Fargo es propietaria de más de $30 millones de dólares en acciones en estas empresas. Desde la llegada de Trump al poder las acciones de CoreCivic y Geogroup se han disparado haciendo a estos bancos más ricos gracias a la política de odio de Trump.

Lo que molesta a la organizaciones pro inmigrantes es que mientras todos los ejecutivos de estas compañías buscan cultivar una reputación como líderes cívicos, pocos han denunciado públicamente la agenda anti-inmigrante de Trump. Es más, la mayoría de sus ejecutivos hacen parte del grupo de consejeros empresariales del presidente.

Por su parte Goldman Sachs es el noveno mayor accionista de CoreCivic.  Blackrock, otra banca de inversión, tiene acciones de ambas empresas por valor de más de $700 millones de dólares.

En lo que compete al muro fronterizo el primero en apoyar a Trump es The Boeing Company. Esta corporación será un actor fundamental en la construcción del muro fronterizo. Desde 2008, la compañía ha recibido más de mil millones de dólares en contratos por parte del gobierno para la vigilancia de la frontera entre Estados Unidos y México.

En 2005, recibieron un contrato de $67 millones para construir 2.000 millas de un “muro fronterizo virtual” a lo largo de la frontera, proyecto que fue cancelado luego de sus altos costos.

Otro de los grandes beneficiarios de la política migratoria de Trump son las empresas de gestión de datos, en particular IBM. Hasta el momento ha recibido $ 1.7 mil millones de dólares por parte de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas y así como por parte de la patrulla fronteriza.  De igual forma el director de IBM hace parte del Consejo de Negocios que asesora al presidente en temas de negocios e innovación.

Aunque más de 100 empresas de tecnología firmaron una carta para oponerse a la prohibición de entrada de musulmanes a EEUU, IBM no la apoyó. A pesar que miles de empleados de IBM se han opuesto públicamente a los vínculos de la empresa con la administración Trump, su CEO ha negado a retirarse como consejero de negocios del presidente.

Es por esta razón que la campaña de estas dos organizaciones llama no solo a la comunidad indocumentada e inmigrante, sino a la población en general a cortar sus vínculos con las corporaciones que facilitan y que se enriquecen con la política migratoria de Donald Trump.

De igual forma se busca que estados, como ocurrió en Oregon y ciudades en todo el país dejen de invertir en empresas que ponen en riesgo a las comunidades de inmigrantes.