¿Por qué matan a aguacateros en México?

La “Fiebre del Oro Verde” trajo a Michoacán dinero y prosperidad pero también el problema de la codicia y la ambición que acarrean pleitos, abusos y asesinatos
Sigue a La Opinión en Facebook
¿Por qué matan a aguacateros en México?
México es el mayor productor de aguacate en el mundo.
Foto: Luis Enrique Granados / EFE

MÉXICO.- La disputa por una huerta es la primera línea de investigación que sigue la Procuraduría de Justicia del Estado de Michoacán tras la muerte de siete aguacateros a quienes sus asesinos los sorprendieron al alba el pasado jueves mientras disfrutaban de una fogata en los amplios campos del municipio de Salvador Escalante.

La “Fiebre del Oro Verde” -como se le conoce al éxito mundial del aguacate debido a sus grasas sanas y vitaminas- trajo a Michoacán dinero y prosperidad pero también el problema de la codicia y la ambición que acarrean pleitos, abusos y asesinatos.

Aunque ni las autoridades ni el gremio lleva un recuento preciso de las víctimas, la prensa local calcula entre una o dos muertes al mes relacionadas al aguacate, un cultivo en el que Michoacán lidera la producción nacional con 94% del total de 500,000 toneladas que se venden mayoritariamente en dólares a Estados Unidos.

Las últimas siete víctimas quedaron sobre la tierra con las botas puestas poco antes de iniciar la jornada laboral en una región particularmente peligrosa por la presencia del cartel de Los Caballeros Templarios que, de acuerdo con testimonios de agricultores, ya comenzaron a adueñarse de tierras, cultivos y distribución.

“Quieren controlar todo”, dijo un productor anónimo a la agencia de información local Quadratin sobre el cambio que tuvo la organización criminal que pasó en un lustro del tráfico de drogas y la extorsión a poner sus ojos en el oro verde cuyas ganancias mensuales por exportación alcanzan los 213 millones de dólares.

“En la agricultura han lavado parte del dinero de procedencia ilícita”, agregó el agricultor a quien hace dos años le desaparecieron dos hijos después de que éstos no  quisieron vender los terrenos a los malandrines.

Otra forma que tienen los delincuentes de hacerse parte de las ganancias es a través de la extorsión, una de las causas por las que se levantaron en 2012 los grupos de autodefensas que tenían pequeñas plantaciones dedicadas al limón y a quienes los Caballeros Templarios extorsionaban igual que actualmente lo hacen con los aguacros: cobro de un porcentaje por cada kilo producido y otro tanto por el vendido.

La tensión crece en la medida que el aguacate alcanza sus máximos precios como ocurre en estos días que dentro del país se ha encarecido hasta los cuatro dólares por kilo, casi el doble que a inicios de año, debido al incremento en la demanda internacional, según explicó Ramón Paz, vocero de la Asociación de Productores y Empacadores de Aguacate en México.

En 2014, el presidente de esta asociación tuvo que renunciar al cargo después de que se difundió un video en el que se veía a lado del entonces prófugo líder templario, Servando Gómez, “La Tuta”.