Kristen Stewart, una rebelde contra las normas de etiqueta

La actriz, que siempre se ha caracterizado por su estilo irreverente sobre la alfombra roja, tiene muy claro que nadie le va a decir cómo vestirse en ninguna situación
Sigue a La Opinión en Facebook
Kristen Stewart, una rebelde contra las normas de etiqueta
Kristen Stewart en el 70 Festival de Cannes junto al actor Josh Kaye.
Foto: Bang Showbiz

Kristen Stewart nunca ha sido la típica estrella de Hollywood que trate de adaptarse a los cánones de belleza establecidos, pero eso jamás ha sido un impedimento para que aparezca en las listas de las mejor vestidas. Su paso por el Festival de Cannes no ha sido diferente, ya que la estadounidense de 27 años ha vuelto a luchar contra el código de vestimenta con su estilo desenfadado, abriendo además así la puerta a que otras celebridades puedan elegir su atuendo libremente.

Sí, definitivamente aquí hay una etiqueta distinta. La gente se sigue molestando si no llevas tacones, pero creo que no puedes pedirle algo así a alguien hoy en día. Es obvio. Si no les pides a los hombres que lleven tacones y un vestido, a mí tampoco me lo puedes exigir. Hace cuatro años aún era bastante distinto: tenías que llevar un vestido. Pero ahora es maravilloso. Ya no puedes exigir nada a nadie”, ha compartido con el portal de noticias The Hollywood Reporter durante su estancia en el Festival de Cannes.

La guapa intérprete apareció en la alfombra roja del certamen francés junto a Josh Kaye, el protagonista del primer cortometraje que ella ha dirigido y que ha presentado estos días en la Croisette. Una vez más Kristen volvió a dejar a todos con la boca abierta al lucir un diseño de Chanel fuera de lo común, compuesto por una falda de talle alto hasta los tobillos y con tirantes, que combinó con un escueto top que tapaba lo estrictamente necesario. Pero sin duda lo que más llamó la atención de los fotógrafos allí presentes una vez más fue su cabeza rapada y teñida de rubio platino, un peinado que tuvo que recibir la aprobación de la casa francesa -de la que la actriz es imagen- antes de que pudiera cortarse la melena.

“Kristen siempre había querido raparse la cabeza. Nunca lo había podido hacer por su trabajo. Ahora tenía una oportunidad porque de cara a su nueva película le han dado total libertad para definir su personaje. Estábamos trabajando una mañana y mencionó que le gustaría raparse la cabeza, y ya le dije: ‘Ok, podemos hacerlo’. Ella no se lo creía, dijo: ‘¿Podemos hacerlo hoy?’. Entonces me puse en contacto con Chanel y nos dieron luz verde“, compartió la estilista de Kristen con el portal de noticias Fashion Week Daily.