Revoquemos Obamacare

A pesar de las promesas del presidente Obama de que las primas bajarían, estas aumentaron exponencialmente.
Sigue a La Opinión en Facebook
Revoquemos Obamacare
¿El Obamacare logrará ser anulado por la administración de Trump?
Foto: Justin Sullivan/Getty Images

La Cámara de Representantes hace unas semanas aprobó legislación para revocar la desastrosa ley de reforma de salud aprobada durante la administración Obama -el llamado Obamacare- y empezar a reemplazarla con un programa que realmente garantice que todos los americanos tengan acceso a una buena y costeable cobertura médica. El liderato senatorial debe atender este importante tema con premura de manera que en este año podamos ponerle fin de unas vez por todas al régimen salubrista creado por Obama que tanto daño le ha hecho al pueblo americano, incluyendo a nuestra comunidad latina.

A pesar de las promesas del presidente Obama de que las primas bajarían, estas aumentaron exponencialmente. Para este año las primas subieron en un promedio de 25%, pero en algunos estados por mucho más; en Arizona, por 116%; en Illinois, por 43%; en Pennsylvania, por 53%; y en Carolina del Norte, por 40%.

Los deducibles por servicios médicos también han aumentado, haciendo que millones de personas estén, de hecho, funcionalmente desprovistas de cobertura. Muchos optan por no someterse a procedimientos que necesitan porque el pago del deducible es demasiado alto.

Por otra parte, la selección de planes médicos que tienen los consumidores se ha reducido. Muchos mercados, incluyendo cinco estados, incluso se han quedado con un solo proveedor. Y muchos planes ahora cubren menos beneficios. Algunos planes, por ejemplo, carecen de especialistas como cardiólogos u oncólogos en su red de proveedores.

El proyecto aprobado por la Cámara revertiría las terribles consecuencias causadas por la intervención excesiva del gobierno federal en el sector de la salud que indujo el Obamacare. Bajo la legislación cameral, se eliminan los onerosos mandatos federales que requerían a todo ciudadano adquirir un plan médico y a las aseguradoras cubrir un sinnúmero de servicios definidos por burócratas en Washington. Se restablecería, consecuentemente, un verdadero libre mercado que permita reducir las primas y ofrecer más opciones de cobertura a los consumidores. Además, y contrario a lo que falsamente plantean algunos demócratas, se le continuaría garantizado cobertura médica a personas con condiciones preexistentes.

Es cierto que el Obamacare le dio acceso a cobertura médica –aunque deficiente- a millones de personas que antes no estaban aseguradas, pero esto se logró a costa de aumentarle las primas y limitarle la cobertura a muchas personas más. El propio ex-presidente Bill Clinton describió el Obamacare como un “sistema loco” precisamente porque “la gente que está allí afuera trabajando duro, a veces 60 horas por semana, acaba con el doble en sus primas y su cobertura cortada por la mitad”.

Sin lugar a dudas debemos asegurarnos que las personas médico indigentes puedan tener cobertura, y una de calidad, pero esto no lo podemos hacer empeorado el cuidado de salud para el resto de la población. El proyecto de la Cámara reforma el Medicaid y le da flexibilidad a los estados para que puedan desarrollar herramientas más efectivas para garantizar que todo el mundo pueda tener acceso a una buena cobertura.

El presidente Trump está presionando al Congreso para que adopte las reformas necesarias. La Cámara ya actuó. Ahora el Senado debe asumir su responsabilidad.

Alfonso Aguilar es presidente del Latino Partnership for Conservative Principles.