Maneja un carro con el cuerpo de su mujer asesinada dentro de una caja

La policía de Dinuba tardó al menos dos días en encontrar el cadáver
Maneja un carro con el cuerpo de su mujer asesinada dentro de una caja
José Antonio Rodríguez.
Foto: Cortesía Departamento de Policía de Dinuba

Durante más de un día José Antonio Rodríguez, 37 años, intentó que ni su hermano, al que apuñaló cuando intentó hacerlo, ni mucho menos su madre, a la que golpeó por la misma causa, mirasen dentro de una caja de cartón envuelta en cinta aislante, que celosamente guardaba en la parte trasera de su Lincoln Navigator.

Este domingo, los detectives finalmente la abrieron y se encontraron con el cuerpo sin vida de la pareja de Rodríguez, con quien este tenía dos hijos. Sus rótulas estaban rotas y su cabeza había sido sometida a una fuerte presión.

La mujer había sido asesinada días antes y sus restos habían estado en esa caja desde entonces, descomponiéndose en un calor de verano de tres dígitos, según informó el teniente Abel Irairte del Departamento de Policía de Dinuba.

Según la policía, Rodríguez mató a la mujer en algún momento próximo al viernes. A continuación, metió su cuerpo en una caja y la puso en su auto, en el que fue con sus cuatro hijos a visitar a familiares en el Valle Central de Dinuba.

ANTECEDENTES DE VIOLENCIA

El sábado por la noche, la policía respondió a un reporte de disparos en una carretera rural en las afueras de la ciudad. Aunque el tirador había desaparecido, un testigo dijo que los disparos provenían de un Lincoln Navigator, dijo Irairte.

A la mañana siguiente, la policía fue llamada una vez más a la misma dirección por apuñalamiento, según Irairte. Rodríguez fue entonces arrestado bajo sospecha de atacar a su hermano durante un incidente, pero su auto no fue registrado.

Cuando Rodríguez ya estaba bajo custodia, las autoridades recibieron un aviso anónimo para que mirasen dentro de la caja del carro, Irairte dijo. Después de que el cuerpo fue encontrado, la policía de Dinuba alertó a la policía de Reno, quien encontró pruebas del crimen dentro de la casa que Rodríguez compartía con la víctima.

La policía de Dinuba describió a Rodríguez como un pandillero involucrado en disparos y puñaladas cuando vivió allí años antes. Su madre, Nellie Guttierez, le dijo a KGPE que le gustaba “tener control sobre la gente” y que la víctima era una “persona cariñosa”.

“Lo siento mucho por su familia y amigos y siento que todo esto haya pasado”, dijo a esta estación de televisión la madre de Rodríguez, “ella no se merecía esto…. quiero darle la silla. Ya me importa un bledo”.

Este lunes, la fianza de Rodríguez se incrementó a 1 millón de dólares mientras aguarda ser extraditado a Nevada, afirmó Irairte. Los detectives también encontraron un agujero en el patio trasero de uno de sus parientes, donde creen que quería enterrar el cuerpo de la víctima.