Fiscalía del condado de Orange investiga el asesinato de un preso dentro de la cárcel

Los asaltos entre reclusos aumentaron un 47% de 2010 a 2014, denuncia ACLU
Fiscalía del condado de Orange investiga el asesinato de un preso dentro de la cárcel
Marvin Magallanes, sospechoso de asesinar a Pham.
Foto: Cortesía del departamento de Policía de Anaheim.

Danny Pham, 27 años, condenado a 180 días de cárcel por el robo de un coche aparecía muerto el pasado 3 de julio en su celda, la cual compartía con Marvin Magallanes, 25, encarcelado por el asesinato de dos personas sin hogar; la oficina del fiscal del condado de Orange investiga ahora qué pudo suceder y porqué los agentes penitenciarios no pudieron evitar esta tragedia.

Según Michael Guisti, abogado de Pham, fuentes confiables le habrían corroborado que fue Magallanes quien asesinó a Pham. “Estas celdas deben ser revisadas periódicamente y probablemente los guardias no lo hicieron en más de una hora”, dijo Guisti, “obviamente alguien no muere a manos de otra persona cuando supuestamente está siendo vigilada.”

Hasta el momento, Magallanes no ha sido acusado de muerte de Pham. Se ha iniciado una investigación administrativa por la que cinco empleados del departamento de sheriff  han sido dados de baja remunerada después de la muerte del recluso, dijo el teniente Lane Lagaret, portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de Orange.

Lagaret afirmó que no podía confirmar si los cinco empleados dados de baja eran agentes, y enfatizó que la investigación es administrativa y que no forma parte de la investigación del fiscal de distrito sobre la muerte del recluso.

Cuando la familia de Pham habló con él por última vez poco antes de su muerte, según Guisti, estaba de buen humor mientras se preparaba para ser liberado en unos pocos días. Guisti dijo que presentará una demanda este lunes contra el departamento del sheriff en nombre de la familia de Pham.

Las cárceles son patrulladas por agentes, así como por asistentes del servicio correccional. “Creo que los agentes hacen un trabajo sobresaliente en el día a día clasificando a los reclusos, y los acogemos donde están lo más seguros posible”, dijo Lagaret en relación a la asignación de Pham de compartir celda con Magallanes.

CONDICIONES INHUMANAS

La muerte de Pham ocurre una semana después de que la Unión Americana de Libertades Civiles del Sur de California (ACLU, por sus siglas en inglés) publicara un informe en el que denuncia condiciones inhumanas e inseguras en el sistema carcelario del condado de Orange.

La ACLU, la cual estuvo durante más de dos años examinando quejas y conduciendo entrevistas dentro de las cárceles, informó que los agentes instigaban peleas, abusaban verbalmente, utilizaban la fuerza excesiva y no abordaban adecuadamente las necesidades médicas de los presos.

En particular, el informe señala que los asaltos entre reclusos aumentaron un 47% de 2010 a 2014 y que los ataques a veces estaban ligados a guardias que incitaban a la violencia o no intervenían en las peleas. Los guardias tampoco realizaban consistentes “controles de piso” para supervisar a los presos, según el informe.

Además, mucho presos con problemas de salud mental son alojados junto al resto en lugar de ser asignados a camas reservadas para ellos, según ACLU. Los registros judiciales muestran que Magallanes tenía una audiencia de competencia mental el próximo 15 de agosto relacionada con un caso de pena de muerte por el asesinato de dos personas sin hogar.