Trump incluye a Venezuela entre ocho países con nuevas restricciones de viaje

Las nuevas restricciones incluyeron por primera vez a Venezuela, Chad y Corea del Norte
Trump incluye a Venezuela entre ocho países con nuevas restricciones de viaje
Las nuevas restricciones entrarán en vigor el 18 de octubre
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump firmó este domingo una proclamación que a partir del próximo 18 de octubre restringirá de forma permanente el acceso a EEUU de personas de Chad, Irán, Libia, Corea del Norte, Somalia, Siria, y el Yemen, y de funcionarios del gobierno de Venezuela, para castigar su deficiente colaboración en temas de seguridad.

La proclamación de 16 páginas emitida esta noche por la Casa Blanca reemplaza la veda general a seis países de mayoría musulmana que ordenó Trump a través de una orden ejecutiva en marzo pasado.

De acuerdo con esa orden ejecutiva, las restricciones de entrada a inmigrantes de seis países musulmanes vencían hoy, mientras que las restricciones a los refugiados de todo el mundo vencerán el próximo 24 de octubre, aunque la Administración también elabora nuevas guías para éstos.

Se trata del tercer intento de la Administración en restringir el acceso al país de ciertos inmigrantes, aunque aparentemente no frena un caso pendiente ante el Tribunal Supremo contra la veda musulmana, que tendrá su primera audiencia el 10 de octubre.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, funcionarios de alto rango de la Administración Trump explicaron que, tras una revisión “global” de las amenazas a la seguridad de EEUU, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dio el visto bueno a restricciones “duras” y “precisas” para resguardar la seguridad nacional.

Según el DHS, las prácticas de seguridad de los países en la lista son “inadecuadas”, como sus protocolos para evitar el fraude de documentos; el intercambio de datos, y otros factores de riesgo.

Las restricciones se aplicarán de forma escalonada y varían de un país a otro:  EEUU permitirá la entrada de iraníes en intercambios estudiantiles, pero realizará una mayor revisión de quienes entren con visas de turismo, y los ciudadanos de Somalia sólo podrán entrar con visas no-inmigrantes.

En el caso de Venezuela, las restricciones de viaje solo aplicarán a ciertos líderes de alto nivel del gobierno de Nicolás Maduro y sus familiares, precisaron.

La inclusión de Venezuela, Chad, y Corea del Norte se debe a que “esos gobiernos simplemente no están cumpliendo con nuestros requisitos básicos de seguridad”, explicó uno de los funcionarios.

“Venezuela fue incluida en la lista porque consideramos  que no cooperaba a la hora de verificar si sus ciudadanos suponen una amenaza a la seguridad nacional o pública, no compartió adecuadamente con EEUU información relacionada con seguridad pública y con terrorismo, y como saben, es un país recalcitrante”, subrayó otro funcionario.

“Venezuela no coopera plenamente con respecto a recibir a sus nacionales que están sujetos a ordenes finales de deportación”, y eso es un “asunto importante” para EEUU , porque muchas veces los países dicen que no aceptan a los nacionales por no poder confirmar su identidad, dijo otro funcionario

“Esto es una gran alerta roja para EEUU. Si un país no  puede identificar a sus propios ciudadanos,  nos preocupa el hecho de que envíen a sus ciudadanos (hacia EEUU), y nuestra capacidad de identificarlos al entrar”, agregó el funcionario, aunque no pudo precisar casos en los que Venezuela haya rechazado deportados.

Los funcionarios indicaron que los países afectados pueden trabajar con EEUU para mejorar su intercambio de información y “recibir un alivio de estas limitaciones y restricciones” de viaje más adelante.

Las nuevas restricciones entrarán en vigor el próximo 18 de octubre y no afectarán ni a los residentes permanentes ni a las personas que ya tienen aprobadas sus visas para entrar a EEUU. No obstante, como sucede con otros extranjeros, las autoridades de Inmigración se reservan el derecho de revisar sus documentos en los puertos de entrada.

“Cualquier individuo que tenga un documento de viaje a EEUU valido en estos momentos, esos documentos no serán revocados”, incluyendo visas con múltiples entradas, explicó uno de los funcionarios.

En el caso de Irak, el DHS consideró que ese país no reúne las condiciones básicas de seguridad pero decidió excluirlo de la lista, al igual que Sudán, que antes estaba en la veda musulmana. Sin embargo, los iraquíes que soliciten visa para viajar a EEUU podrían quedar sujetos a un mayor escrutinio para determinar si representan un riesgo para la seguridad nacional.

Consciente de las críticas de defensores de los derechos humanos, los funcionarios insistieron en que las restricciones no son discriminatorias y fueron aprobadas tras evaluar las condiciones en esos países.

De hecho,  uno de ellos citó como ejemplo que EEUU concede la residencia permanente a “más de un millón” de inmigrantes cada año, y en el año fiscal 2016, procesó a 390 millones de viajeros que ingresaron al país por aire, mar y tierra.

Según explicaron en la llamada, la proclamación tiene el mismo peso legal que un memorándum u orden ejecutiva, y todos son tipos de “directrices” presidenciales.

Respecto al litigio vigente ante el Tribunal Supremo en contra de la veda musulmana, una funcionaria del DHS dijo que esta noche enviarán un documento para informar a la corte sobre la proclamación, y que la Administración continuará “defendiendo vigorosamente la autoridad legal del presidente para emitir ordenes ejecutivas”.

No se dejan engañar

Grupos cívicos en todo el país, incluyendo la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU)  y diversas organizaciones musulmanas, rechazaron la proclamación e instaron al público a que no se deje engañar porque, a su juicio, la nueva medida solo hizo cambios cosméticos y sigue discriminando a la comunidad musulmana.

El director ejecutivo de ACLU, Anthony Romero, afirmó que seis de los países en la nueva lista son musulmanes y que Trump haya incluido a Corea del Norte, que envía pocos visitantes a EEUU, y a un puñado de funcionarios del gobierno de Venezuela,  no elimina el  hecho de que “la orden de la Administración sigue siendo una veda musulmana”.

“El pecado original del presidente Trump de enfocarse en los musulmanes no se puede curar tirando a otros países en su lista de enemigos”, dijo Romero, cuyo grupo forma parte de la demanda contra la veda musulmana original.

Por su parte, Vanita Gupta, presidenta de la “Leadership Conference on Civil and Human Rights”,  dijo que “sin importar cuántas veces la administración intente re-empacar y venderla, la veda de viajes a musulmanes sigue siendo detestable, discriminatoria y xenofóbica”.

“Mientras Trump continúa intentando cumplir su promesa de campaña de vetar a los musulmanes, esta versión más reciente continuarán perjudicando a familias y degradando nuestros valores”, afirmó.

Johnathan Smith, director legal de “Muslim Advocates”, advirtió: “no nos dejemos engañar por los intentos de trucos y semántica de la Administración, esta es la misma veda musulmana. La administración está haciendo nuevamente ajustes cosméticos a la veda musulmana”,  disfrazándola con otros elementos para “eludir las cortes una vez más y minar nuestra Constitución”.