MicroTransit, el transporte público más pequeño de Metro

Sería similar al servicio que ofrece Uber y Lyft
MicroTransit, el transporte público más pequeño de Metro
Metro intenta convertir en realidad MicroTransit, un nuevo proyecto de transporte público que será más pequeño que los autobuses. (Archivo)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Con el afán de reducir el congestionado tránsito de Los Ángeles y atraer más pasajeros, la agencia de transporte público Metro esta planeando integrar el sistema MicroTransit.

El programa piloto—que todavía esta en planes—es una versión similar al servicio privado Uber y Lyft, pero más barato. Metro esta en la búsqueda para encontrar un socio privado para financiar el proyecto.

Este constará de un vehículo más grande que un sedan y más pequeño que un autobús, dijo Joshua Schank, director de la oficina de innovación extraordinaria de Metro, encargada de supervisar el programa.

“Pero el tamaño sigue pendiente, dependiendo en lo que sea más viable”, dijo Schank durante una teleconferencia con los medios de comunicación este lunes.

“Puede que haya un diferente tipo de vehículo en tamaño, dependiendo en el horario del día”, añadió Narula-Woods, directora del proyecto.

Los pasajeros podrían contactar a MicroTransit por medio de una aplicación móvil, pero quienes no tengan teléfonos inteligentes podrán contactarlo llamando a un número de teléfono.

“Trabajaremos con un operador que le pueda indicar [a MicroTransit] donde estará el pasajero”, dijo Schank.

Estos vehículos servirán primordialmente a personas que utilizan diariamente de dos a tres autobuses, lo cual acortaría su tiempo de espera y trasbordo, explicó Schank.

Se sugiere un máximo de 30 vehículos que podrían transitar por las calles de Los Ángeles, pero no esta especificado porque dependería del número de pasajeros que este servicio pueda atraer.

Los vehículos tampoco viajarían a lo largo de una ruta fija con paradas designadas. Se ajustarían en función de dónde se encuentran los pasajeros y hacia dónde van.

Una vez que el programa comience se tomará una cierta cantidad de tiempo para saber si los vehículos son lo suficientemente económicos y autosustentables. De ahí partirá la próxima decisión de saber si los dejan o los retiran.

Metro espera tener una respuesta de los posibles socios para el 25 de octubre.