La incómoda pregunta sobre Trump que más republicanos se hacen

Los exabruptos del mandatario, dicen, podrían indicar una enfermedad temprana
La incómoda pregunta sobre Trump que más republicanos se hacen
Las reacciones del presidente Trump preocupan a los republicanos.
Foto: SAUL LOEB/AFP/Getty Images

Cada vez más republicanos están cuestionando seriamente la salud mental del presidente Donald Trump, debido a sus reacciones, principalmente contra sus contrincantes.

El miércoles pasado, después de la reunión del mandatario con los senadores republicanos para discutir la reforma fiscal y otros asuntos, el exsenador republicano Tom Coburn, de Oklahoma, dijo que el presidente “tiene un trastorno de la personalidad”.

“Tenemos un líder que tiene un trastorno de la personalidad”, dijo al New York Times. “Pero ya hizo lo que le dijo a la gente que iba a hacer, y no van a abandonarlo”. Coburn es un médico retirado que sirvió en el Senado de 2005 a 2015.

En tanto, el columnista conservador David Brooks escribió en el Times que algunos senadores del Partido Republicano pensaron que Trump “podría estar sufriendo de Alzheimer temprano” después de tratarlo durante la reunión.

“Los senadores republicanos fueron a la Casa Blanca y vieron a un presidente tan repetitivo y divagante, que algunos pensaron que podría estar sufriendo de Alzheimer temprano”, escribió Brooks. “Pero saben hacia dónde sopla el viento. Le dieron una gran ovación”.

El tema resurgió luego de que los senadores Bob Corker y Jeff Flake fueron los primeros en criticar públicamente la salud mental del presidente Trump y ambos terminaron recibiendo insultos del mandatario.

“(Hay) preocupaciones sobre el liderazgo (de Trump), y su estabilidad, y la falta de deseo de ser competente y entender diversos asuntos… nada ha cambiado”, dijo Corker a CNN.

Flake, en tanto, criticó que la actual administración, liderada por Trump, dañe los valores democráticos de los EEUU.

Este asunto ya ha sido tratado en otros momentos, como en febrero pasado, el senador demócrata Al Franken dijo a sus colegas republicanos les preocupaba el tema.

“No es la mayoría de ellos”, aseguró Franken. “Todos tenemos esa sospecha de que, usted sabe, que él no es… él miente mucho”, dijo Franken a CNN.