Talibanes amenazan con dejar morir a profesor secuestrado si EEUU no libera a rebeldes

El grupo terrorista pide la liberación de los rebeldes detenidos en la base estadounidense de Bagram, al norte de Afganistán
Talibanes amenazan con dejar morir a profesor secuestrado si EEUU no libera a rebeldes
Lanzan ultimátum a EEUU. EFE
Foto: EFE

KABUL – Los talibanes afirmaron que el estado de salud de uno de los dos profesores universitarios a los que secuestraron hace más de un año, el estadounidense Kevin King, es “crítico” y que podría morir si Estados Unidos no acepta intercambiarlos por insurgentes.

“El profesor estadounidense, Kevin King, padece una enfermedad del corazón crítica y una disfunción renal” que ha empeorado durante su período en cautividad, afirmó en un comunicado enviado a Efe el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid.

La enfermedad de este miembro de la Universidad Americana de Afganistán, al que el grupo insurgente secuestró en agosto de 2016 junto al australiano Timothy John Weekes, “se ha intensificado; ahora sus pies se han inflamado y a veces pierde la consciencia mientras su estado empeora día a día”, dijo Mujahid.

Aseguró que los talibanes “no se hacen responsables” de su muerte si EEUU no intercambia a los prisioneros por algunos de sus hombres retenidos en la base estadounidense de Bagram (norte de Afganistán).

El grupo insurgente “está en una situación de guerra y no tiene acceso a un buen sistema sanitario ni a tratamientos” y no puede “proporcionar el tratamiento adecuado” para King, afirmó.

Tras conocerse el anuncio, la Universidad Americana de Afganistán instó a los talibanes a liberar inmediatamente a Weekes y King y expresó su “profunda tristeza e inquietud” por la salud de éste último.

Los profesores “son víctimas inocentes de un secuestro criminal” que “vinieron a Afganistán para enseñar a los jóvenes afganos y contribuir a construir un país más pacífico” sin “hacer daño a nadie”, indicó la Universidad en un comunicado.

Los dos profesores fueron secuestrados por un grupo de hombres ataviados con uniformes policiales en agosto del año pasado cuando viajaban en un vehículo de la universidad de camino hacia su residencia en Kabul, a unos tres kilómetros del centro.

A principios de año, ambos rehenes aparecieron en un vídeo en el que imploraron al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que accediese a las condiciones de los talibanes.

Los secuestros son comunes en Afganistán y los extranjeros son a menudo objetivo de este tipo de acciones, en muchos ocasiones dirigidas a obtener un rescate o a forzar intercambios por insurgentes.