Kirstjen Nielsen, nominada a dirigir el DHS, dice que “Dreamers” no serán prioridad de deportación

La confirmación de Nielsen depende del voto del Comité de Seguridad Nacional y del pleno del Senado
Kirstjen Nielsen, nominada a dirigir el DHS, dice que “Dreamers” no serán prioridad de deportación
Kirstjen Nielsen es la secretaria de DHS que fue impuesta por el jefe de gabinete John Kelly para perseguir a los inmigrantes
Foto: Win McNamee/Getty Images

WASHINGTON – En su audiencia de confirmación como próxima secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, instó este miércoles al Congreso a que encuentre una solución permanente para los “Dreamers” que se quedarán sin “DACA” a partir de 2018, y aseguró que éstos no serán prioridad de deportación.

Durante la esperada audiencia de confirmación en el Comité de Seguridad Nacional del Senado, Nielsen contestó bajo juramento a múltiples preguntas de demócratas y republicanos sobre un vasto número de asuntos de su cartera, incluyendo el futuro de los “DACAmentados”,  la respuesta a desastres naturales, y la seguridad en las fronteras, el ciberespacio, y el proceso electoral del país.

“Vamos a hacer cumplir nuestras leyes, es vital que lo hagamos. Lo haremos si logro la confirmación, pienso hacerlo”, prometió Nielsen durante una audiencia de poco más de dos horas.

En la vista, Nielsen reiteró la postura del extitular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y ahora jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, de que no es necesario construir un muro en cada centímetro de la frontera sur, sino aplicar las leyes de forma inteligente.

Protección de “Dreamers”

En uno de los momentos más notables de la audiencia, la senadora demócrata por California, Kamala Harris, presionó a Nielsen sobre si la Administración protegerá de medidas policiales los datos personales de los cerca de 800,000 jóvenes indocumentados amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012,  cuya eliminación comenzará a partir de marzo de 2018.

Existen limitadas circunstancias extraordinarias que implican asuntos de seguridad pública o nacional muy específicos. Tengo entendido que no hay otras razones o exenciones para que esa información pueda ser compartida para propósitos policiales; si las hay, me comprometo a venir a hablarles sobre eso y negociar una solución juntos”, prometió.

Por otra parte, Nielsen dijo que con la eliminación gradual de “DACA”, le corresponde al Congreso encontrar una solución consensuada.

“Creo que debemos encontrar una solución permanente, se lo debemos a ellos, porque no hay manera de esperar que puedan vivir de mes a mes”, dijo Nielsen, quien confirmó que participó en las reuniones en agosto pasado que determinaron el fin de “DACA”.

Nielsen contestó con un simple “sí, señora”,  sobre su compromiso de que los “Dreamers” no serán una prioridad para la deportación mientras el Congreso busca una medida correctiva, aunque sí lo serán los criminales.

Sin embargo, no pudo precisar si reabriría el proceso de renovación del “DACA” para los cerca de 21,000 “Dreamers” que no cumplieron con el plazo del pasado 5 de octubre, aunque dijo que revisaría el asunto.

Más adelante, sobre si apoya la deportación expedita de niños indocumentados no acompañados, Nielsen respondió con eufemismos al indicar que apoya “la reunificación de los niños con sus familias” en sus países.

Asimismo,  destacó la importancia de desalentar la emigración ilegal desde Centroamérica, que implica trabajar con los gobiernos de la región y apoyar  la “Alianza para la Prosperidad” para fomentar la creación de empleos y oportunidades.

Rendición de cuentas

A preguntas del senador republicano de Montana, Steve Daines, Nielsen se comprometió a resguardar la seguridad fronteriza y continuar machacando el mensaje “disuasorio” a los centroamericanos a que “no emprendan este camino peligroso” hacia EEUU.

En ese sentido, Nielsen reiteró su apoyo a una combinación de elementos para resguardar la seguridad fronteriza, como un aumento del personal, barreras físicas, tecnología de punta, y la continuidad de la cooperación con gobiernos locales y estatales.

También se comprometió con la seguridad del ciberespacio contra “hackeos” y otros ataques globales de piratas cibernéticos, porque los delincuentes se han adaptado para alterar la integridad de la información de los consumidores.

La funcionaria prometió en reiteradas ocasiones que dirigirá el DHS con completa “rendición de cuentas”.

Cuestionada por el senador demócrata de Delaware, Tom Carper, sobre su aptitud y corta carrera política, Nielsen dijo que está lista para asumir las riendas del DHS, porque “buena parte de una gestión es ser muy clara con la misión, reglamentos y responsabilidades” de la agencia, y apoyar con recursos y herramientas al personal.

Nielsen, de 45 años y actual subjefa de Gabinete de la Casa Blanca, fue seleccionada por el presidente Donald Trump como próxima titular del DHS el pasado 11 de octubre.

Su nominación ha recibido el espaldarazo de otros jefes del DHS, como Tom Ridge y Michael Chertoff, y varios exfuncionarios de alto rango de la agencia, como el cubanoamericano Alejandro Mayorkas, extitular de la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Abogada experta en temas de ciberseguridad,  Nielsen trabajó para la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) del DHS durante la presidencia de George W. Bush, y ha sido el brazo derecho  de Kelly, a quien siguió hasta la Casa Blanca en julio pasado.

De ser confirmada, Nielsen sería la primera exempleada del DHS en ascender al cargo máximo de una agencia creada tras los atentados del 9/11 y que cuenta con más de 240,000 empleados.

Es una de las burocracias más extensas del gobierno federal, y la Administración Trump solicitó al Congreso un presupuesto de $44,100 millones para la agencia para el año fiscal 2018 que comenzó el pasado 1 de octubre.