El plan de la FCC para eliminar la equidad en internet

Defensores de los consumidores temen un alza en los precios, menos competencia y menos opciones

Guía de Regalos

El plan de la FCC para eliminar la equidad en internet
La decisión podría afectar el acceso universal a Internet.
Foto: Adam Berry/Getty Images

WASHINGTON – El presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Ajit Pai, presentó este martes un plan que anula reglamentos de 2015 que exigen el acceso equitativo al internet, lo que hace temer un alza en los precios y posibles “guetos” cibernéticos para millones de consumidores.

Pai, designado por el presidente Donald Trump en enero pasado, presentó el plan para desmantelar los reglamentos establecidos durante la presidencia de Barack Obama para fomentar la llamada “neutralidad en internet”.

La “neutralidad” se refiere a que los proveedores de servicio a internet den el mismo trato a todo contenido en la web, sin discriminar ni cobrar más o distinto según el tipo de información que se ofrezca a los consumidores.

El plan, que se prevé será aprobado 3-2 por los republicanos que controlan la FCC en su reunión del próximo 14 de diciembre, daría “carta blanca” para que esos proveedores puedan cobrar más, o incluso bloquear acceso o reducir la velocidad de ciertas páginas web.

El anuncio no sorprendió a nadie en el sector, porque en abril pasado Pai tachó los reglamentos como otro ejemplo de la excesiva injerencia gubernamental en el sector privado, que han desalentado las inversiones en la banda ancha y en la industria digital.

“Bajo mi propuesta, el gobierno federal cesará la microgestión del internet. En vez, la FCC simplemente requerirá que los proveedores de servicio de internet sean transparentes sobre sus prácticas, para que los consumidores puedan comprar el plan que sea mejor para ellos, y los emprendedores y otros pequeños negocios tengan la información técnica que necesitan para innovar”, explicó Pai en un comunicado.

Así, la implementación del plan sería una enorme victoria para el “lobby” del sector de telecomunicaciones, que ve los reglamentos como un estorbo para las inversiones, y para los gigantes proveedores de servicio de internet para celulares y computadoras, como Verizon, Comcast, y AT&T.

Steve Renderos, uno de los directores del Centro para la Justicia en los Medios (CMJ)  dijo que la neutralidad en internet ha dado voz a las comunidades minoritarias, “convirtiendo etiquetas en movimientos” sociales, pero con este anuncio, Pai demuestra “que le importan más las ganancias de Verizon que las voces de los marginados”.

Los efectos del plan

El plan daría ventaja a las grandes corporaciones, como Walmart, que pueden pagar más por servicios de internet de alta velocidad para llegar a los consumidores, similar al “peaje” que pagan los conductores en carriles de alto volumen en las autopistas.

Las pequeñas empresas o las “start-ups” recientemente establecidas quedarían en desventaja, lo que a su vez afectaría la velocidad con que entregan su contenido al público.

Así, por ejemplo, nada impediría que Verizon, dueño del servicio de internet “Fios”, pueda interferir o ralentizar la entrega de servicios de “Netflix”, uno de sus rivales y uno de los sitios de programas y videos más populares en internet.

Pero la FCC asegura que, con la ayuda de la Comisión Federal de Comercio (FTC, en inglés), el gobierno podrá monitorear la conducta de los proveedores de internet que no sea razonable o que interfiera con la libre competencia en el mercado.

Rechazo al repliegue de regulaciones

El rechazo al plan de la FCC vino de grupos defensores de los consumidores, incluyendo la Coalición Nacional de Medios Hispanos (NHMC, en inglés) y “Latino Rebels”, que aseguran que las minorías, ya con menos acceso a internet, estarían entre los grandes perdedores.

Carmen Scurato, directora de asuntos políticos y legales de la NHMC, señaló que los latinos y otras minorías “ya afrontan barreras sustanciales en su acceso a internet” con conexión de alta calidad, y el mensaje de la Administración es que sus voces “se escucharán sólo hasta donde se los permitan sus billeteras”.

El que el gobierno se apoye en la FTC, que carece de autoridad y recursos para resolver asuntos de los consumidores, muestra que la FCC antepone los intereses de las corporaciones a los consumidores, agregó Scurato, quien pidió un voto en contra del plan.

Un informe de diciembre de 2016 del grupo “Free Press”  destacó las disparidades y la brecha digital que afrontan las minorías en su acceso a internet: aunque el 81% de los blancos y el 83% de los asiáticos tiene internet en casa, incluyendo servicio inalámbrico, sólo el 70% de los hispanos, el 68% de los afroamericanos, y el 72% de los nativoamericanos se conecta a la red en sus hogares.

En general, las minorías étnicas son el 38% de la población y el 47% de la población sin internet en sus hogares, según ese documento. Entre los jóvenes, la disparidad es mayor, ya que son el 48% de la población menor de 17 años pero el 62% no tiene acceso a internet en casa, según “Free Press”.

¿”Guetos cibernéticos”?

La Administración Obama argumentó que el acceso equitativo a internet no sólo mejoraría la calidad de vida de millones de estadounidenses sino que también regularía con más eficacia los servicios en el área de comunicaciones.

Gracias a esos reglamentos, los proveedores de servicio a internet han estado sujetos a más supervisión del gobierno, y tienen prohibido bloquear o reducir la velocidad del contenido de sus rivales en el mercado.

El plan de Pai ha reabierto un álgido debate sobre la “democratización” de la autopista de la información, enfrentando a grupos a favor y en contra de los reglamentos de 2015. De hecho, la FCC recibió más de 22 millones de comentarios sobre estos cambios.

Grupos como la Asociación de Internet, que representa a empresas tecnológicas como Google, Facebook y Amazon, y defensores de los consumidores, se oponen al plan porque temen que esas grandes compañías se conviertan en “guardianes” del contenido que pueden acceder los estadounidenses.

Aún si el plan es aprobado, lo más probable es que el asunto termine en los tribunales por demandas de empresas, activistas y grupos cívicos. En junio de 2016, un tribunal federal de apelaciones defendió los reglamentos sobre la neutralidad en internet.

Trump ha tenido muy pocos logros legislativos pero sí ha eliminado numerosos reglamentos y directrices que lleven la firma de Obama.

Al igual que en otras áreas de choque con la Administración, los activistas consideran que el Congreso debe aprobar una solución permanente que codifique las protecciones para la neutralidad en internet, y equilibre los intereses de quienes dependen de la autopista de la información,  entre los proveedores de servicio, las empresas que ofrecen contenido, y los consumidores que se conectan a la red.