Cierre del Gobierno, consecuencias y efectos del gobierno de Donald Trump

Artículo de opinión de Adrianna Quintero y Ben Monterroso

Cierre del Gobierno, consecuencias y efectos del gobierno de Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Getty Images
Foto: Win McNamee / Getty Images

¿Qué mejor manera de marcar el año de un gobierno disfuncional que con el cierre del propio Gobierno?  imaginemos que una de las grandes empresas internacionales líder en su ramo decidiera cerrar por completo sus actividades por un periodo indefinido, sin duda estaríamos hablando de una empresa fallida, cuyos procedimientos y procesos no se encuentran coordinados resultando en malos funcionamientos y por ende en una crisis que podría terminar por acabar por completo con esta empresa.

Así ha sido el gobierno de Donald Trump, un sin fin de contradicciones, y decisiones inoportunas cuyos resultados negativos afectan hoy a millones de norteamericanos.

Los Republicanos se han convertido en los grandes villanos de éste país; ya que hoy día tienen como rehenes a más de 9 millones de niños, quienes reciben cobertura médica a través del Programa CHIP 800,000 DREAMERS y como víctimas a 350,000,000 millones de habitantes, sistemas de salud, bosques y parques nacionales.

El declarado cierre de gobierno afecta a cientos de miles de familias cuyos miembros son empleados directamente por el gobierno federal y que proveen servicios a operaciones federales y militares. Estas familias estarán con la incertidumbre de no saber cuándo llegará el siguiente cheque para pagar alimentos, renta, medicinas y gastos elementales de subsistencia; una verdadera injusticia social, que refleja el poco interés de nuestro primer mandatario por quienes resulten afectados. Del mismo modo, retrasa, aún más, la tan necesaria ayuda que las víctimas de los desastres naturales que nuestras comunidades vivieron en Puerto Rico, Texas y Florida.

La Casa Blanca y los Republicanos han señalado de manera incesante a nuestra gente como “inmigrantes fuera de la ley” como los culpable del cierre del gobierno, pero no deben olvidar que se refieren a hijos, hermanos, vecinos, padres y madres que forman parte del tejido social de nuestra nación. Todos ellos, TODOS NOSOTROS somos profesionistas, emprendedores, doctores, maestros, científicos, cuidadores de salud que vivimos y luchamos por el sueño americano y amamos inmensamente a los Estados Unidos de América.

Que no quede duda, este es un ataque más a mexicanos, puertorriqueños, salvadoreños, haitianos (con la suspensión del TPS) ,musulmanes, personas de color y a los miembros más vulnerables de nuestra sociedad. Un ataque que quedará escrito en la historia de nuestro país como uno de los momentos más decisivos para millones de norteamericanos y familias cuyo futuro depende de las decisiones tomadas desde un gobierno irrisorio, insensible y plagado de defectos y vacíos legales.

Es momento de continuar organizándonos y movilizarnos. Es momento de levantar la voz y hacer sentir el poder de nuestra comunidad en las urnas, a través del poder de nuestro voto. Demostremos que somos capaces de soportar una crisis de esta envergadura pero luchando por defender nuestra causa, seamos testigos y actores de una movilización única que busque restaurar nuestros derechos esenciales como ciudadanos norteamericanos.

Mantengámonos unidos, no cesaremos en manifestarnos hasta que seamos escuchados y sobre todo, hasta que Republicanos y el propio Trump se detengan en su afán por dividirnos y acabar con nuestros sueños.

Adrianna Quintero es Directora Ejecutiva de VOCES y Ben Monterroso es Director Ejecutivo de Mi Familia Vota.