La sospecha de tuberculosis llevó a inmigrante en busca de la residencia a pasar meses en Ciudad Juárez

¿Sabes cuáles son las enfermedades que te descalifican para obtener la residencia permanente?
La sospecha de tuberculosis llevó a inmigrante en busca de la residencia a pasar meses en Ciudad Juárez
El inmigrante Lorenzo Marín Lara junto a su esposa Gloria López./ Foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Lorenzo Marín llegó a Ciudad Juárez con la ilusión de que el consulado de Estados Unidos le aprobaría su residencia en unos cuantos días. Había soñado durante 20 años con esa oportunidad.

Lo que nunca imaginó es que la sospecha de que tuviera tuberculosis, iba a retrasar sus planes de convertirse en residente de los Estados Unidos.

El inmigrante mexicano pensaba que sería un trámite rápido. Grande fue su sorpresa cuando los resultados de los exámenes médicos que le hicieron como paso previo para su entrevista con las autoridades consulares, arrojaron que tenía una mancha en los pulmones.

“Los primeros exámenes salieron negativos a la tuberculosis. Pero me dijeron que me tenían que someter a exámenes más rigurosos, y eso se iba a tomar cuatro meses y medio”, recuerda.

Marín dice que aunque es de carácter fuerte y no se asusta con nada, le entraron los nervios. Más aún cuando le entregaron una carta que lo puso a temblar.

El inmigrante Lorenzo Marin Lara junto a su esposa Gloria Marin durante una caminata alrededor de su casa en Downey. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

“Decía que si resultaba positivo a la tuberculosis, nunca podría regresar a los Estados Unidos. Aunque uno no quiera preocuparse, no puede evitarlo”, admite.

Fueron meses muy duros. Su esposa, Gloria Marín tuvo que regresar a Los Ángeles.

“Otra mortificación muy grande era la económica. Yo me dedico a la construcción. Si no trabajo no hay ingresos. Soy el principal proveedor de mi casa. Mi esposa no trabaja. Así que esos meses vivimos de prestado. Pidiendo aquí y allá”, platica.

Conforme avanzaba el tiempo, comenzó a sentirse muy ansioso y desesperado. “En Ciudad Juárez no hay nada que hacer. No hay parques. Estar encerrado en un cuarto es muy angustiante”, cuenta.

La espera llegó a su fin cuando casi cinco meses después le avisaron que salió negativo a la tuberculosis y fue aprobado en la entrevista en Ciudad Juárez. “Lo único que hice fue abrazar a mi esposa. La verdad fue la espera más larga de mi vida”, dice mientas sus ojos se llenan de brillo al recordar el momento.

Había llegado el 8 de agosto de 2017 a Ciudad Juárez. Regresó a Los Ángeles hasta mediados de diciembre. “A los días me llegó la green card por correo a mi casa. Fue uno de los días más felices de mi vida”.

En total, el proceso desde que inició los trámites de petición hasta que recibió la green card le tomó poco más de un año.

Lorenzo Marin Lara con su esposa Gloria López en su casa en Downey. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

21 años como indocumentado

Lorenzo Marín de 67 años emigró de Michoacán a California en enero de 1997. Conoció a su esposa Gloria Marín en 2000 en un salón de baile en el este de Los Ángeles. Después de vivir juntos por diez años, decidieron casarse en 2014.

Marin crió a Juan Alberto López, hijo de su esposa Gloria, quien hoy tiene 25 años y está enlistado en la Marina.

“Fue el muchacho quien me propuso ayudarme con mi residencia. Pero no se pudo porque ya no era menor de edad. Yo me resistí muchos años a que mi esposa me pidiera en migración. Solo por orgullo porque no quería que pensara que yo me había casado con ella por los papeles”, dice.

Pero después de 14 años juntos, en noviembre de 2016, Gloria Marín inició un proceso de petición familiar para su esposo Lorenzo Marín ante Migración  pero como ella no es independiente económicamente, su hijo que está en la Marina fue el patrocinador económico de Lorenzo Marin.

Solo faltaba obtener el perdón por haber entrado indocumentado al país. Lo consiguió pero no pudo evitar tener que ir a Ciudad Juárez.

“Todos los solicitantes de la residencia en Estados Unidos que entraron al país indocumentados, tienen que regresar a su país de origen para hacer el trámite allá. En el caso de los mexicanos, deben ir a Ciudad Juárez”, aclara el abogado en migración Eric Price quien ayudó a Marín en el proceso de la residencia.

Miles de inmigrantes mexicano viajan cada año a esa ciudad fronteriza mexicana en busca de regularizar su estatus migratorio en territorio estadounidense.

Muchos tienen un gran temor de salir del país y no ser aprobados. Pero poco se habla de las condiciones médicas que pueden hacer inelegible a un inmigrante para la residencia.

Marín dice que a él tocó conocer el caso de un inmigrante que fue rechazado por su problema de alcoholismo. “Después de los exámenes médicos, le preguntaron cuándo había sido la última vez que había tomado alcohol. Dijo que en Navidad. Y cuántas copas, le preguntaron. Él respondió con la verdad. Le daba miedo mentir a los oficiales de migración. Les dijo no eran copas sino varias botellas”, recuerda.

El resultado fue que a este hombre, lo mandaron a terapia con los Alcohólicos Anónimos por seis meses en Ciudad Juárez, con la promesa de darle otra entrevista para considerar si le daban o no la tarjeta de residencia en los Estados Unidos.

Hay ciertas enfermedades contagiosas que te pueden descalificar para obtener la tarjeta de residencia de los Estados Unidos  (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Enfermedades que te pueden descalificar

El abogado en migración Eric Price explica que las enfermedades altamente contagiosas hacen inelegible a un inmigrante para recibir la tarjeta de residencia.

“Si se trata de una enfermedad contagiosa que no tiene cura, van a ser inelegible por siempre”, señala.

Las enfermedades más comunes que te hacen no calificar para la green card cuando la solicitas en tu país de origen son: tuberculosis, gonorrea, sífilis y lepra. “Pero se pueden ampliar a otras”, indica.

De acuerdo a las reglas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), el solicitante tiene que probar que ha sido vacunado de enfermedades como paperas, rubéola, tétano, diftería, hepatitis, sarampión, polio, influenza tipo B y tosferina. Pero también son inelegibles quienes tienen adicciones a las drogas.

El hijo de su esposa, Gloria Marin quien se encuentra en la Marina fue el patrocinador para la petición de residencia de Lorenzo Marín. Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

El abogado Price dice que si en los exámenes médicos se encuentran trazas de alguna adicción es posible que sea negada la residencia. “Siempre existe la posibilidad de apelar una decisión y presentar evidencias”, indica.

Los reglamentos de USCIS indican que también quedan descalificados para la residencia quienes sufran de algún desorden mental o físico que representen una amenaza para la seguridad y el bienestar general de otros. El abogado Price aclara que las enfermedades mentales ya no son un impedimento.

En base a la experiencia vivida, Marin recomienda a los inmigrantes que tengan que ir a Ciudad Juárez que se hagan exámenes médicos por su cuenta en los Estados Unidos.

“Esto es para que si les sale algo, se traten aquí antes de ir a los exámenes médicos en Ciudad Juárez. Si se presentan saludables a la entrevista, evitan perder muchos meses en Ciudad Juárez como me pasó a mi. Yo obtuve mi green card pero regresé endeudado. Esos meses prácticamente tuve que pagar dos rentas y sin trabajar”, dice.

El abogado Price comenta que si alguien sospecha que tiene alguna enfermedad, no es mala idea hacerse exámenes antes de ir a Juárez. Sin embargo, estima que no es un consejo realista porque la mayoría de la gente no tiene problemas de salud que le impidan obtener la residencia cuando va a Ciudad Juárez.