Trump amenaza con cierre de gobierno y usa “MS-13” como arma para negociar futuro de “DACA”

El Departamento de Justicia desplegará "centenares" de fiscales para combatir crímenes violentos e infracciones migratorias
Trump amenaza con cierre de gobierno y usa “MS-13” como arma para negociar futuro de “DACA”
La inclusión de la controvertida pregunta asusta a la comunidad inmigrante
Foto: Scott Olson/Getty Images

WASHINGTON—Las ya frágiles negociaciones sobre “DACA” en el Congreso se complicaron más este martes después de que el presidente Donald Trump apoyó un posible cierre del gobierno si la oposición no acepta su plan migratorio, y su Administración usó el “salvajismo” de la pandilla “MS-13” como ejemplo de la urgencia de reforzar la seguridad fronteriza.

Durante una mesa redonda en la Casa Blanca para discutir el combate contra la “MS-13”, Trump instó al Congreso a que cambie las leyes de inmigración para eliminar los “resquicios” que permiten el ingreso de “asesinos” como los pandilleros.

“Si no cambiamos la legislación… haremos un cierre, y valdrá la pena para nuestro país”, dijo Trump rodeado de alguaciles, legisladores republicanos, y representantes de los departamento de Justicia y de Seguridad Nacional que comulgan con su política migratoria.

“Me encantaría ver un cierre si no arreglamos este asunto… si tenemos que cerrar porque los demócratas no quieren seguridad, y aunque no esté relacionado pero sí tiene relación, ellos  no quieren cuidar de nuestros militares, entonces cerremos. Tendremos otro cierre”, advirtió.

Trump hizo esas declaraciones mientras los demócratas y republicanos negocian, previsiblemente por carriles separados, una solución para los “Dreamers”, y un acuerdo que evite un cierre del gobierno federal la medianoche del jueves, cuando agote sus fondos.

Los principales líderes del Senado, el republicano Mitch McConnell, y el demócrata Chuck Schumer, acababan de elogiar en sendas ruedas de prensa el avance en las complejas negociaciones , y confiaron en que pronto lograrían un acuerdo.

Horas antes de que la Cámara de Representantes aprobara una medida de gastos temporal hasta el próximo 23 de marzo, Schumer dijo que “nadie quiere otro cierre”,  y  que Trump cargaría con la culpa si eso ocurre.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, trató de matizar la amenaza de Trump, argumentando que los demócratas causaron el pasado cierre del gobierno y serán nuevamente los responsables si no se llega a un acuerdo.

“La única gente que ha causado un cierre son los demócratas que en repetidas ocasiones han tomado como rehén al gobierno por sus políticas. Los demócratas en realidad cerraron el gobierno hace unas semanas, no nos olvidemos de eso”, dijo.

Sanders enfatizó que Trump no quiere un cierre del gobierno y su meta es lograr un acuerdo presupuestario de dos años, además de lograr un acuerdo migratorio.

Una fuente legislativa demócrata, que pidió el anonimato, dijo a este diario que, tomando en cuenta las promesas republicanas para lidear con “DACA” por aparte,  lo más probable es que el Congreso apruebe entre mañana y el jueves la medida de gastos temporal, para dar oxígeno al diálogo migratorio en curso.

La “MS-13” es casi sinónimo de terrorismo

En la rueda de prensa con Sanders,  John Cronan, un fiscal general adjunto interino del Departamento de Justicia, afirmó que la “MS-13” no sólo ha crecido en número, a más de 30,000 en el mundo –incluyendo 10,000 en EEUU-,  sino también en peligrosidad, sembrando el “terror en las calles” con su lema de “mata, viola, controla”.

Cronan dijo que ofreció a Trump ejemplos recientes del “salvajismo” de la “MS-13”, que mutila y decapita a rivales, “recluta a niños para convertirlos en asesinos”, y violan y prostituyen a jovencitas.

Según el funcionario, hay 10,000 miembros de la “MS-13” en 40 estados, incluyendo 2,000 en Los Angeles (California); entre 800 y 2,000 en Dallas y Houston (Texas); 2,000 en Long Island; entre 800 y 1,200 en Boston (Massachusetts), y 3,000 en el área de la capital estadounidense.

Loading the player...

Cronan reconoció que la “MS-13 no es la única pandilla en la mira del Departamento de Justicia pero es “única  por su brutalidad y violencia indiscriminada. Por ello, la agencia desplegará a centenares de fiscales adicionales sobre el terreno para centrarse en crímenes violentos e infracciones migratorias”.

Al salir del encuentro con Trump, varios legisladores republicanos y un alguacil también defendieron la urgencia de combatir a la “MS-13”.

“Creo que al encontrar un arreglo para DACA, tenemos una gran oportunidad de lograr la seguridad para EEUU, que en mis siete términos como congresista nunca hemos podido lograr”, dijo el legislador republicano por Texas, Michael McCaul.

Loading the player...

McCaul afirmó que la “MS-13” es una “gran amenaza para la seguridad pública”, pero la medida que él presentó junto a su colega de Virginia, Bob Goodlatte, refleja el plan migratorio de Trump y tiene las mejores posibilidades de aprobarse en el Congreso.

La congresista republicana de Arizona, Martha McSally, dijo que la “MS-13” recluta a menores indocumentados y los “adiestra” sobre lo que tienen que decir para poder colarse por la frontera.

Por su parte, el legislador republicano por Nueva York, Pete King, trató de minimizar la amenaza de Trump, y dijo confiar en que no habrá un cierre del gobierno por discordias en torno al futuro de la política migratoria del país.

El legislador republicano por Nueva York, Steve King, duda que habrá cierre del gobierno y confía en llegar a un arreglo con los demócratas sobre “DACA”. Foto: María Peña/Impremedia

Sobre la posibilidad de que Trump no ampliará el plazo para “DACA” más allá del próximo 5 de marzo -como había sugerido el año pasado-, King dijo a este diario que “de alguna u otra manera, vamos a lograr algo”.

 La amenaza inmigrante a la seguridad pública

En un aparente esfuerzo coordinado, alguaciles y familiares de víctimas que fallecieron a manos de inmigrantes indocumentados viajaron a Washington para machacar el mensaje de “los estadounidenses primero” y pidieron que Trump vele por su seguridad antes de negociar un arreglo para los “Dreamers”.

El alguacil del Condado Jackson, en Texas, A.J. Louderback, dijo que “se trata de la seguridad pública”. Foto: María Peña/Impremedia

En una rueda de prensa, madres del grupo “Activistas por las Víctimas del Crimen de Extranjeros Ilegales” (AVIAC, por su sigla en inglés), afirmaron que “es hora” de construir el muro, hacer cumplir las leyes migratorias, combatir a la pandilla “MS-13” y a las ciudades “santuario” y castigar a líderes políticos que dan refugio a “criminales indocumentados”.

“No existe ´término medio´ entre los ciudadanos estadounidenses y los inmigrantes indocumentados… esa es una equivalencia falsa. La deportación no es peor que la muerte” de sus víctimas, argumentó Don Rosenberg, presidente de “AVIAC”.

Algunos familiares portaron imágenes y ofrecieron testimonios sobre sus seres queridos, rechazando las “historias de lloriqueo” por la separación de familias en la comunidad inmigrante, al señalar que también ellos sufren el hueco que dejan los crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados.

Portando una pequeña urna que guarda las cenizas de su hijo, Dominique Durden, Sabine Durden pidió a Trump que “ponga fin a esta carnicería”.

Grupos como “AVIAC” han adoptado en los últimos días un nuevo símbolo para su causa: el de Edwin Jackson, el defensa del equipo Colts de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) americano, que murió en Indianapolis (Indiana) en un accidente automovilístico el domingo pasado, causado por Alex Cabrera González, un inmigrante indocumentado que conducía borracho y ya había sido deportado dos veces de EEUU.

Alex Nowrasteh, analista de política migratoria del Instituto Cato, echó por tierra los argumentos de que los inmigrantes son sinónimo de criminalidad.

En declaraciones a este diario, Nowrasteh precisó que hay una vasta cantidad de estudios,que datan de más de un siglo y demuestran que, en general, “los inmigrantes o son menos propensos a cometer crímenes que los estadounidenses, o tienen una tasa de criminalidad similar”.

Pero, desde antes de su discurso sobre el “Estado de la Unión” ante el Congreso, Trump ha recurrido a tácticas del miedo para “vender” su plan migratorio que, a cambio de la protección de los “Dreamers”, exige más fondos para agentes en la frontera y al interior del país, y la eliminación de la “lotería de visas” y las visas de reunificación familiar.

En su cuenta en Twitter, Trump calificó como algo “escandaloso” que Jackson murió por culpa de un inmigrante indocumentado, y aprovechó el incidente para exigir que el Congreso ponga freno a la inmigración ilegal.