Trump y los republicanos: culpables de la falta de solución migratoria

Por Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream

Activistas critican el plan de Trump para reducir la inmigración legal.
Activistas critican el plan de Trump para reducir la inmigración legal.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

A casi seis meses desde que Trump eliminó DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), Trump y el Partido Republicano han rechazado y truncado toda propuesta bipartidista por una reforma migratoria. Ellos han fallado en lograr una solución a nivel legislativo mientras cientos de miles de jóvenes inmigrantes llevan su futuro colgado de un hilo.

Mientas Trump exige el fin de la migración familiar legal, miles de millones de dólares para construir un muro y más centros de detenciones, nuestra posición es clara. No sacrificaremos a otros inmigrantes para nuestro propio beneficio. Queremos una solución como el Acta de Sueño que no perjudique a nuestras familias.

Nos rehusamos a ser usados como fichas de negociación.

Las cuatro propuestas debatidas la semana pasada en el Senado fueron rechazadas porque claramente la solución no es aprobar leyes anti-inmigrantes – especialmente una que contenga los cuatro pilares racistas de Trump.

Las iniciativas debatidas en el Senado incluían un camino a la ciudadanía para jóvenes inmigrantes, pero a cambio de seguir la agenda de Trump de criminalizar a nuestros padres, expulsar a nuestras familias, a gente de color de este país usando a los jóvenes soñadores como rehenes de esa causa.

Eso es inaceptable.

La única solución es que el Congreso apruebe una solución que proteja a los jóvenes ahora sin perjudicar a nuestras familias y que rechace la visión supremacista blanca de Trump.

Una promesa no es suficiente para nosotros y no podemos continuar teniendo nuestras vidas atadas a una lista con constantes cambios de fechas límite.

Las cartas ahora quedan en la mesa del líder del Congreso Paul Ryan, ahora que la estrategia de Trump es impulsar su agenda racista por medio de la Cámara Baja.

Hasta ahora, lo único que ha logrado Trump es matar las negociaciones bipartidistas. El Congreso claramente debe ignorar sus juegos porque una y otra vez nos deja con el mismo resultado. Los jóvenes inmigrantes siguen en grave peligro desde que eliminó DACA.

Millones de jóvenes no cuentan con ninguna protección hoy y Trump ha decretado que el 5 de marzo millones más serán también vulnerables a la deportación.

Esta es la razón por la cual continuamos organizando a nuestra gente, para que exijan un cambio en la ley y evitar que se nos deporte. Es hora de que los líderes en Washington arreglen la crisis creada por Trump y protejan a los jóvenes inmigrantes sin perseguir a nuestras familias. Los políticos han estado creando y moviendo fechas límite todo el año cuando la solución ha estado frente a sus mismas caras: un Acta de Sueño bipartidista.

Y en este momento, las vidas de millones de jóvenes inmigrantes siguen pendientes de la crisis creada por Trump. El 5 de marzo se acerca y no descansaremos hasta lograr las protecciones que nuestras familias necesitan.

Cristina Jiménez es la directora ejecutiva de United We Dream, la organización más grande dirigida por jóvenes inmigrantes en los Estados Unidos.