Líderes demócratas del Congreso exigen que USCIS acelere renovación de permisos DACA

En sendas cartas, los demócratas condenaron las demoras en los trámites de renovación de DACA
Líderes demócratas del Congreso exigen que USCIS acelere renovación de permisos DACA
Los Dreamers los grandes perdedores
Foto: EFE/EPA/MIKE NELSON

WASHINGTON— La Administración Trump asegura que está procesando con celeridad la renovación de permisos bajo DACA, pero cerca de un centenar de líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso han pedido a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que haga más para reducir  “la incertidumbre y ansiedad”  de los jóvenes indocumentados.

En una carta enviada a Nielsen, con fecha de ayer pero divulgada hoy, más de 60 legisladores pidieron a Nielsen, titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y a la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), que procesen con la mayor celeridad posible tanto las solicitudes iniciales entregadas antes de que la Administración cancelara el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, el 5 de septiembre de 2017, como las solicitudes de renovación de permisos enviadas desde entonces.

Según datos de USCIS, la agencia tiene cerca de 20,000 solicitudes pendientes que recibió antes del anuncio de septiembre pasado, y cerca de 30,000 pendientes de renovación. Las demoras en los trámites han generado ansiedad entre miles de jóvenes indocumentados, y quejas de grupos pro-inmigrantes en todo el país. 

El legislador demócrata por Colorado, Jared Polis, que lideró esa carta, acusó al DHS de sembrar la ansiedad al demorar “deliberadamente” el procesamiento de las solicitudes, que llevan al menos seis meses en cola, exponiendo a  miles de Dreamers a un “riesgo innecesario” de deportación.

Por ello, Polis pidió que el DHS canalice más recursos para procesar las solicitudes “de inmediato”, a la vez que señaló que el Congreso tiene el deber de aprobar una solución permanente para los Dreamers.

“No podemos permitir que los Dreamers sean víctimas de la disfunción y los juegos políticos de Washington”, afirmó hoy Polis.

Ayer, una treintena de senadores demócratas, liderada por Catherine Cortez Masto, Bob Menéndez y Dick Durbin, envió una carta similar a Nielsen, en la que también pidieron que el DHS acelere la renovación de permisos bajo DACA.

“Alentamos al DHS y a USCIS a que aceleren la revisión y procesamiento de estas solicitudes de renovación. Alrededor de 20,000 jóvenes ya han visto vencer su estatus bajo DACA y, hasta que se restablezcan esos beneficios, son vulnerables a la amenaza de la detención y deportación”, indicó esa carta.

Para los jóvenes con permisos ya vencidos,  es especialmente vital que el DHS acelere la marcha -normalmente el proceso dura al menos 90 días-, para minimizar el miedo y la confusión para los beneficiarios, sus familias, empleadores, escuelas y comunidades”, enfatizaron los senadores.

Los senadores también pidieron que el DHS estudie la extensión automática de los permisos de trabajo para los “DACAmentados”, para que éstos puedan continuar trabajando sin interrupciones si hay alguna demora en el procesamiento de sus permisos.

Para los senadores, es urgente que el DHS elabore una “guía oficial” que deje en claro que los beneficiarios de DACA no son blanco de deportación, porque eso ayudará a “protegerlos mientras se procesa la renovación” de sus permisos.

En la carta, los senadores incluyeron 15 preguntas sobre el manejo de la renovación de permisos bajo DACA, y dieron plazo a Nielsen a que responda con detalles a más tardar el próximo 30 de marzo.

Cumpliendo una promesa electoral, el presidente Donald Trump eliminó DACA en septiembre pasado, y dio plazo al Congreso hasta el pasado 5 de marzo para encontrar una solución legislativa permanente que, hasta ahora, no ha encontrado.

A participar de esa fecha, los jóvenes indocumentados perderían la protección de DACA una vez que vencieran sus permisos, exponiéndolos al riesgo de perder sus empleos, licencias de conducir, y oportunidades educativas, y también a ser arrestados y deportados.

Pero dos fallos judiciales, uno en San Francisco (California) el 9 de enero, y otro en Brooklyn (Nueva York) el 13 de febrero, obligaron a USCIS a reactivar el programa.

El pasado 26 de febrero, el Tribunal Supremo rechazó intervenir de forma expedita en la apelación de la Administración Trump al primer fallo, obligando al gobierno a acudir al Noveno Circuito de Apelaciones, que se había saltado intencionalmente.

Los fallos tuvieron el efecto práctico de invalidar el plazo de Trump, de tal manera que miles de jóvenes indocumentados pueden renovar sus permisos mientras el litigio contra la anulación del programa sigue su curso en los tribunales.

Así, los jóvenes indocumentados inscritos inicialmente en DACA, y aquellos con permisos ya vencidos, pueden presentar solicitudes ante USCIS, siempre y cuando paguen la cuota de $495 y reúnan el resto de los requisitos.

Preguntado por este diario sobre las cartas, el portavoz interino del DHS,  Tyler Houlton, afirmó hoy que la agencia reaccionará en su debido momento, y no suele comentar sobre la correspondencia dirigida a su titular.

Sin embargo, el miércoles pasado, el DHS emitió un comunicado para salir al frente de ataques de grupos del movimiento de los “Dreamers” por las demoras en los trámites y porque algunos jóvenes con DACA ha sido detenidos por agentes de Inmigración.

El DHS insistió en que la agencia está actuando con celeridad para procesar la renovación de permisos de DACA y que los beneficiarios del programa “no son una prioridad” para arresto y deportación, aunque sí pueden perder el permiso bajo ciertas circunstancias.