Hombre hispano en riesgo de pena de muerte tras asesinato de policía de Pomona

Isaías de Jesús Valencia es el sospechoso del crimen y enfrenta todo el peso de la ley
Hombre hispano en riesgo de pena de muerte tras asesinato de policía de Pomona
Valencia también tiene cargos en su contra por las serias heridas que recibió otro policía.
Foto: Departamento de Policía de Pomona

Un hispano encarcelado el pasado viernes por la muerte de un policía en Pomona y por herir a otro agente, podría enfrentar pena de muerte luego de ser acusado en Los Ángeles de crimen capital con agravantes.

Isaías de Jesús Valencia, de 38 años de edad, fue acusado también de otros siete cargos de intento de asesinato en la Corte Superior de Pomona, y su audiencia ante el juez Robert Martínez para responder a las acusaciones fue programada para el 1 de mayo.

Por tratarse de asesinato capital con circunstancias especiales y asesinato con el fin de evitar un arresto legal, los cargos formulados contra Valencia por la fiscalía de Distrito del Condado de Los Ángeles lo califican para enfrentar la pena de muerte de ser hallado culpable.

El hispano ha sido señalado como responsable de la muerte del agente del Departamento de Policía de Pomona (PPD) Greggory Casillas y del intento de asesinato de su compañero Alex Nguyen.

La noche del viernes 9 de marzo, los dos oficiales respondieron a una llamada que alertaba de una camioneta que circulaba de forma peligrosa.

Una vez ubicado, el conductor no obedeció las órdenes de los agentes para que detenerse, lo que dio paso a “una corta persecución” que terminó cuando el vehículo se estrelló contra un automóvil que estaba estacionado.

Tras el impacto, el individuo descendió del vehículo y corrió perseguido por los dos agentes hacia un complejo de vivienda donde ingresó a un apartamento y desde donde luego disparó a través de una puerta a los dos agentes.

Casillas recibió un disparo en el rostro que le causó la muerte y Nguyen fue alcanzado en la mandíbula y se recupera satisfactoriamente luego de una operación.

Tras permanecer atrincherado en el apartamento por más de 15 horas, Valencia se entregó a las autoridades el sábado, con la intervención de un grupo de negociación de las autoridades.

La policía encontró señales de que el latino había disparado contra una pared que colinda con un apartamento vecino, tratando de destruirla para posiblemente para huir.