Trump pierde terreno en Pensilvania con triunfo demócrata en elección especial

Conor Lamb se impone, por corto margen, al republicano Rick Saccone
Trump pierde terreno en Pensilvania con triunfo demócrata en elección especial
Conor Lamb ganó la elección especial de este martes.
Foto: Drew Angerer/Getty Images

WASHINGTON— La victoria del demócrata Conor Lamb para un escaño en Pensilvania ante la Cámara de Representantes, aunque por estrecho margen, ha convulsionado este miércoles a la maquinaria republicana, que se creía a prueba de bala para los comicios de noviembre próximo.

Lamb, un veterano de los Marines, declaró victoria esta madrugada en la elección especial de ayer para el escaño del distrito 18 –justo en el “corazón del mundo de Trump”, donde incluso el presidente lanzó su eslogan para el 2020– que dejó vacante el republicano Tim Murphy tras su abrupta renuncia en octubre pasado por un escándalo de faldas.

Pero su margen de victoria frente a su rival republicano, el legislador estatal Rick Saccone, es de alrededor de 630 votos, y los republicanos han dejado en claro que aún no aceptarán derrota hasta que termine el cómputo de votos, incluidos los emitidos por correo.

Y no descartan un recuento de votos si el margen se mantiene estrecho, aunque la ley estatal de Pensilvania no exige un recuento para comicios a nivel de distrito.

La victoria de Lamb, de confirmarse, es un gran revés para el presidente Donald Trump, que en 2016 ganó en ese distrito del área de Pittsburgh por 20 puntos frente a su rival demócrata, Hillary Clinton. Trump hizo campaña por Saccone y urgió a sus seguidores a que votaran por él, e incluso anunció la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio -una movida que beneficiaría a la industria de acero en Pensilvania – por lo que su derrota hiere a nivel personal.

“Lo logramos, ustedes lo lograron… hicimos lo que aprendí en los Marines—no dejar atrás a nadie. Fuimos a todas partes, hablamos con todo el mundo, invitamos a todos” a participar, dijo Lamb, quien recaudó menos fondos que Saccone pero se apoyó firmemente en el movimiento sindicalista.

“Los sindicatos construyeron el oeste de Pensilvania, y esta noche han reafirmado su derecho a jugar una parte importante de nuestro futuro”, enfatizó Lamb.

A bordo del Air Force One, un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, trató de restar importancia a la victoria de Lamb, y señaló que el demócrata, en realidad, “abrazó las posturas y políticas del presidente”, en vez de las des su partido.

Shah dijo que la Casa Blanca no haría más comentarios sobre la contienda porque los resultados “son esencialmente un empate”.

Preguntado sobre si los candidatos republicanos harían bien en apoyarse en Trump en las urnas, Shah dijo que “cada campaña es única, y cada candidato es único”, y los republicanos tienen un “gran historial en la economía” y deberían sacarle provecho.

Larry Sabato, analista político de la Universidad de Virginia, explicó que los resultados de esta elección especial –en un distrito ultraconservador- son importantes porque, entre otros factores, se supone que Trump mantiene un alto nivel de popularidad en el distrito 18.

Es que esta elección debía ser un “paseo de rosas” para el Partido Republicano, que invirtió más de $10 millones en la campaña de Saccone e intentó promover asuntos como la reforma tributaria y la política económica de Trump.

En la campaña de Lamb, en cambio, los demócratas invirtieron un millón de dólares, y su victoria sirve como un “llamado a la acción” para los republicanos, si bien el partido se niega a ver estos comicios como un “referendo” de las políticas de Trump.

Tom Steyer, presidente del grupo progresista “NextGen America” y que promueve una campaña para un juicio político contra Trump, celebró en un comunicado la victoria de Lamb.

“Lo de anoche no fue más que una aplastante y absoluta protesta contra la Administración Trump y el Partido Republicano. Una victoria demócrata en este distrito simplemente era impensable antes de que tuviéramos a un presidente que desafía todos los valores e ideales estadounidenses”, dijo Steyer.

“Pensilvania le acaba de dar a la nación un vistazo a lo que se viene en noviembre, y el mensaje es claro: si te has puesto del lado de Donald Trump y su agenda de partidismo, ambición y división, (los votantes) te harán a un lado en noviembre y te reemplazarán”, advirtió.

La victoria de Lamb se suma a una racha de triunfos electorales demócratas en 2017 que están revitalizando a la base e insuflando energías a un partido que busca una “ola azul” en los comicios del próximo 6 de noviembre.

Ben Ray Luján, presidente del Comité de Campañas Congresionales Demócratas (DCCC, en inglés), dijo que los resultados de noche “deben aterrar a los republicanos” porque, pese a que aventajaron a Lamb en cuanto dinero, recursos y apoyo de grupos de intereses especiales, los votantes no creyeron en sus ataques.

 

Tyler Law, portavoz del DCCC,  añadió que los votantes del distrito 18 se han abierto al Partido Demócrata y el uso de la reforma tributaria como arma electoral más bien podría perjudicar la carrera política de los republicanos que se apoyen en Trump porque “se encaminarán hacia las salidas más temprano que tarde”.

Si los demócratas logran su meta de recuperar al menos una de las dos cámaras del Congreso, eso no sólo dificultará el avance de la agenda conservadora de Trump, sino que incrementa la posibilidad de un juicio político contra el mandatario.