Editorial: “Gavin Newsom ausente en los debates”

La ausencia en los debates es una estrategia política de quienes van adelante en una contienda
Editorial: “Gavin Newsom ausente en los debates”
El vicegobernador toma una pausa durante su discurso en homenaje al exalcalde Ed Lee, quien falleció en 2017.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Se supone que un candidato durante la elección haga un esfuerzo especial para buscar el respaldo de los votantes. Ese el momento del cortejo. Es razonable preocuparse porque si hoy no trata bien a sus votantes, cómo será el trato cuando -ya electo- no necesite esa aprobación urgente.

Este es el caso del vicegobernador Gavin Newsom que compite a reemplazar al gobernador Jerry Brown en la elección del próximo noviembre. Newsom es uno de seis candidatos, cuatro  Demócratas y dos Republicanos, a los que hoy se les considera con posibilidad de salir entre los dos primeros puestos en la elección primaria de junio, y así poder pasar al comicio general.

El problema con Newsom es que no tiene la intención de participar en ocho de los nueve debates que estaban programados hasta la elección. El vicegobernador participará en el último de ellos organizado el 8 de mayo por el Silicon Valley Community Foundation y NBC del área de San Francisco, ciudad en la que él fue alcalde. tes.

La ausencia de Newsom perjudica un debate porque hasta hoy él es quien lleva una ventaja significativa por sobre el ex alcalde Antonio Villaraigosa, el empresario Republicano John Cox, el Tesorero estatal John Chiang, la ex asambleísta y superintendente de Educación, Delaine Eastin y el asambleísta Republicano Travis Allen.

El lunes pasado Newsom prefirió ir a una recaudación de fondos en Pasadena que al debate entre candidatos a gobernador en USC.

Según NBC, Newsom se quejó de que había un solo moderador varón. Pidió una segunda moderadora. Cuando la televisora accedió, Newsom lo rechazó. El vicegobernador se quejó de que había demasiados debates, que no sabía porqué era necesario y dijo que iba a ver, abriendo la puerta a la no asistencia futura.

La ausencia en los debates es una estrategia política de quienes van adelante en una contienda. Cada vez que comparten un escenario con sus rivales corren el riesgo de cometer un error. Además, a Newsom le conviene que la disputa en la primaria sea para el segundo puesto entre Villaraigosa y Cox. Si gana el Republicano, mejor para Newsom.

Cuando el candidato se esconde pierden los votantes una oportunidad de compararlo. ¿Qué son demasiados debates? ¿Qué no hay demasiado interés del público en ellos?

Eso no es problema de los candidatos. Se espera que ellos estén razonablemente disponibles a las reuniones que en un momento aceptaron asistir. Y punto.

Es una falta de respeto dejar plantados a rivales y  votantes. Mucho peor que este sea el resultado entre cumplir con su palabra y recaudar dinero.

Si alguien actúa así como candidato: ¿Qué se puede esperar cuando ya ganó? ¿Qué interés estará primero, el que da dinero o el que sólo puede darle su voto?

Ya se empieza a vislumbrar la respuesta.