Ayudando a la tierra, un popote a la vez

Organizaciones y activistas buscan crear conciencia sobre el uso innecesario y negativo de las pajillas de plástico

Ayudando a la tierra, un popote a la vez
California se convertirá en el primer estado en limitar el uso de los popotes plásticos.
Foto: Shutterstock / Shutterstock

Cada vez que vamos a un restaurant, sin siquiera pensarlo, tomamos un popote o pajilla para la bebida, solo para descartarlo en menos de una hora.

¿Sabías que cada día se usan y se tiran 500 millones de popotes plásticos en los Estados Unidos. Esto es 175,000 millones de pajillas plásticas por año que terminan en los vertederos de basura y se filtran en los océanos, contaminando el agua y el medio ambiente.

Según información de la organización https://thelastplasticstraw.org/, esta cantidad de popotes podría dar dos veces y media la vuelta al planeta, o llenar más de 46,400 autobuses escolares cada año.

Algunas organizaciones incluso opinan que estos estimados son más bajos de lo real, ya que no incluyen los popotes incluidos en los envases de jugo y leche que se distribuyen en los almuerzos escolares diarios.

Si bien los popotes descartados representan solo una fracción del plástico que llega a los océanos, su forma y tamaño representan una amenaza para peces y otras especies marinas que pueden comerlos o quedar enredados en ellos. En 2015, un video de una tortuga marina con un popote incrustado en su nariz, se hizo viral en las redes sociales, creando conciencia sobre el asunto.

Según información de https://www.strawlessocean.org, una organización que buscar concientizar al público sobre el problema, aproximadamente un 71% de los pájaros marinos y un 30% de las tortugas analizados contenían plástico en sus estómagos. Cuando las especies marinas ingieren plástico tienen un 50% de probabilidades de muerte. A su vez, cuando el plástico llega al océano se descompone en pequeños trocitos o “microplásticos” en lugar de disolverse, lo que representa una amenaza a la vida marina, incluyendo a los peces.

Como parte de la campaña para crear conciencia sobre el uso de popotes, se declaró el 23 de febrero como el Día para evitar el uso de pajillas.

¿Reusable o biodegradable?

En un esfuerzo para reducir la contaminación ambiental, numerosos establecimientos han comenzado, voluntariamente, a preguntarle a sus clientes si quieren o no su popote, en lugar de ofrecerlos automáticamente, sin consultar. La recomendación general es reemplazarlos por popotes reusables o, simplemente, descontinuar su uso.

En el mercado, también se ofrecen popotes “biodegradables”. Pero, según la organización Eco-Cycle, una de las mayores recicladoras sin fines de lucro, no todos los productos que anuncian ser biodegradables y aptos para reciclar lo son.
Para asegurarte de que un producto es realmente biodegradable, puedes visitar el sitio Instituto de productos biodegradables  https://bpiworld.org/

¿Es biodegradable?
Se considera biodegradable a los productos que pueden reciclarse o utilizarse como compost para las plantas.
Son biodegradables y se pueden reciclar:

  • Papeles de colores oscuros y brillantes, filtros de café y borra, servilletas, toallas de papel, cartones con grasa o cera (como las cajas de pizza)
  • Alimentos y plantas: pan y comida vieja, frutas,  verduras y flores cortadas
  • Nada con plástico o recubierto con plástico, deber tirarse en el bote de reciclado
Los animales marinos terminan ingeriendo los deshechos plásticos.

Pequeños pero indestructibles

Los pequeños objetos plásticos como los popotes, que se utilizan por sólo unos minutos, pueden tardar cientos de años en descomponerse.