Tres años después de que la planta de Exide de Vernon cerrara, los alrededores siguen contaminados

No hay fecha de inicio para la limpieza que se suponía que comenzaría el verano pasado con $176.6 millones

Tres años después de que la planta de Exide de Vernon cerrara, los alrededores siguen contaminados
Comunidad latina en la ciudad de Vernon.
Foto: Impremedia / Gary Coronado / Los Angeles Times (Captura Twitter)

Décadas de contaminación del aire de las instalaciones de la planta de reciclaje de baterías Exide en Vernon depositaron plomo en un área que abarca 10,000 propiedades, de acuerdo con los reguladores. Las pruebas muestran que más de 7,500 propiedades exceden el estándar de California para suelo residencial, pero el estado sólo planea eliminar la contaminación de las 2,500 que están más contaminadas. Y ni siquiera ha cumplido eso.

Sin embargo, tres años después de que la planta de Exide cerrara sus puertas, solo se han limpiado 270 propiedades, la mayoría de ellas hace años. No hay fecha de inicio para la limpieza que se suponía que comenzaría el verano pasado con $176.6 millones de dólares en fondos de contribuyentes.

Los problemas de contratación han ocasionado otro revés al proyecto. Y la administración del gobernador Jerry Brown no se ha comprometido a limpiar las más de 5,000 propiedades restantes con niveles de plomo por encima de lo que los propios estándares del estado consideran seguros.

Los 100,000 residentes latinos, la mayoría de clase trabajadora, esperan impacientes y preocupados, sobre todo por sus hijos. Mientras algunos esperan las limpiezas que se les prometió, otros no saben si sus patios contaminados con plomo alguna vez calificarán. De modo que intentan mantener a los niños dentro de casa, lejos de la tierra desnuda, y evitan la jardinería por temor a perturbar el suelo envenenado.

El plomo es una potente neurotoxina sin un nivel seguro de exposición, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Incluso pequeñas cantidades pueden causar problemas de aprendizaje, un coeficiente de inteligencia más bajo y otros problemas permanentes de desarrollo y comportamiento, con lo que los más pequeños de la casa corren gran riesgo. Un análisis del departamento de salud de California encontró que casi 300 niños menores de 6 años que viven cerca de Exide tenían niveles elevados de plomo en la sangre en 2012, el último año en que la planta estuvo en pleno funcionamiento.

Los funcionarios de Control de Sustancias Tóxicas culpan a los contratistas por los retrasos, los requisitos ambientales y el gran alcance del proyecto, pero aseguran que están trabajando lo más rápido posible. “No está en nuestras manos”, dijo la portavoz del departamento Rosanna Westmoreland. “Estamos muy ansiosos por comenzar todo esto”. Claro, que quienes realmente están ansiosos son residentes de la zona, cuya paciencia empieza a agotarse. Y con razón: el futuro de sus familias está en juego.