Sessions anuncia cargos criminales contra once miembros de la caravana de inmigrantes en la frontera sur

El fiscal general prometió que el gobierno de EEUU continuará el enjuiciamiento de quienes crucen ilegalmente la frontera sur
Sessions anuncia cargos criminales contra once miembros de la caravana de inmigrantes en la frontera sur
Desde el DOJ, el fiscal general busca acelerar deportaciones por todos los medios posibles. Su lucha contra "santuarios" es parte de esa estrategia.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images)

WASHINGTON – El fiscal general Jeff Sessions dijo este lunes que el Departamento de Justicia presentó cargos criminales en un tribunal federal de California contra once miembros de la caravana de inmigrantes que cruzaron ilegalmente la frontera sur hacia EEUU, incluyendo uno que presuntamente ya había sido deportado anteriormente.

En un comunicado conjunto, Sessions y el fiscal federal para el sur de California, Adam Braverman, informaron de que los once inmigrantes son sospechosos de pertenecer a la caravana de inmigrantes centroamericanos que cruzaron todo el territorio mexicano rumbo a EEUU, desafiando las advertencias de la Administración Trump de que serían enjuiciados.

Las autoridades acusaron a los inmigrantes en cuestión de entrar ilegalmente EEUU en alrededor del pasado 27 de abril, en violación de una ley migratoria federal, y uno de ellos presuntamente ya había sido deportado, por lo que el gobierno lo acusó de reingresar ilegalmente en el país. El ingreso ilegal está clasificado como un delito de menor cuantía.

“Cuando se disminuye el respeto del imperio de la ley, también disminuye nuestra capacidad de proteger a nuestra gran nación, sus fronteras y sus ciudadanos”, dijo Sessions, quien ha llevado la voz cantante en el combate contra los inmigrantes indocumentados.

El gobierno de EEUU no se quedará de brazos cruzados mientras se desobedecen las leyes migratorias y se pone en riesgo la seguridad nacional, enfatizó Sessions, al elogiar la rapidez con la que Braverman entabló cargos criminales por el ingreso ilegal a este país a través de la frontera sur.

“Continuaremos trabajando con nuestros socios en cada una de las oficinas de los fiscales para perseguir agresivamente el enjuiciamiento del ingreso ilegal criminal”, prometió Sessions.

Por su parte, Braverman dijo que el “Sueño Americano” ha atraído a inmigrantes de todo el mundo por la promesa de prosperidad y éxito, y éstos han contribuido a la singular “experiencia americana”.

Sin embargo, la base de ese “Sueño Americano”, y lo que permite que florezca la democracia estadounidense, “es el compromiso con el imperio de la ley”, y los once inmigrantes “ahora enfrentan cargos porque pensaron que estaban por encima de la ley”, argumentó Braverman.

Arrestados cerca del paso fronterizo

Según los documentos presentados en el tribunal del distrito sur de California, los once inmigrantes fueron arrestados por la Patrulla Fronteriza en diversas áreas aproximadamente entre dos y cuatro millas al oeste del Puerto de Entrada de San Ysidro.

De los once inmigrantes afectados por los cargos criminales, ocho son hombres y tres son mujeres. Según los documentos, Olvin Jovani Herrera Romero ya había sido “excluido, deportado y expulsado” de EEUU y reingreso ilegalmente en o alrededor del pasado 27 de abril sin permiso.

Los documentos alegan que los inmigrantes entraron ilegalmente por voluntad propia y sabiendas de que lo hacían evadiendo inspección de los agentes de Inmigración, aunque también precisan que, bajo las leyes estadounidenses, éstos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario más allá de la duda razonable ante los tribunales.

Mientras tanto, las autoridades dijeron que ya comenzaron a procesar a ocho de los cerca de 150 miembros de la caravana, que cruzaron la frontera la noche del domingo y solicitaron asilo en el Puerto de San Ysidro, que tiene capacidad para detener a alrededor de 300 personas.

Según la prensa local, decenas de inmigrantes cruzaron la frontera con brazaletes blancos para identificarse, pero no se les permitió el ingreso.

Horas antes del anuncio de Sessions, durante una rueda de prensa conjunta con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, el presidente Donald Trump reiteró su llamado para agilizar la construcción del muro fronterizo y para que el Congreso recrudezca las leyes contra la inmigración ilegal.

Trump dijo que “no hay nada de qué disculparse” en la lucha contra la inmigración ilegal, a la vez que atribuyó a la dureza de las leyes de inmigración de México el hecho de que la caravana de inmigrantes, que comenzó con más de mil personas, la mayoría de Honduras, ahora sea de poco más de un centenar.

La llegada de los inmigrantes, en desafío de las constantes amenazas de la Administración Trump de que serían enjuiciados, está poniendo a prueba la política migratoria de Trump, quien ordenó la semana pasada a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que no permitiera la entrada de los migrantes.

Sin embargo, Estados Unidos es signatario de diversos acuerdos internacionales, entre éstos la Convención de Refugiados de 1951 y la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura, de 1984, que lo obligan a permitir la entrada de personas que solicitan asilo.

?>