Detectan que fianzas de inmigración están ligadas a objetivo de llenar las cárceles privadas

Un análisis de cifras entregadas por el gobierno de Estados Unidos halló gran correlación entre la cantidad que ICE establece para liberar a un inmigrante y la necesidad de cumplir cuotas de detención ligadas a los intereses de corporaciones privadas.
Detectan que fianzas de inmigración están ligadas a objetivo de llenar las cárceles privadas
Las fianzas que ICE da -o se niega a dar- a migrantes detenidos, deberían estar relacionadas a la situación de cada individuo, pero las cifras señalan que hay otras determinantes más poderosas
Foto: Archivo / AP

Por primera vez y usando las cifras obtenidas por demanda legal contra el propio gobierno estadounidense, catedráticos de la Universidad de Texas hallaron una fuerte correlación entre las decisiones sobre fianzas que toman los agentes de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) y los intereses de las compañías privadas de detención en mantener todas las camas ocupadas.

“Le decisión de detener o liberar a migrantes individuales parece ligada a la necesidad de satisfacer los contratos realizados por el gobierno con poderosas compañías privadas”, reza el estudio, realizado por Denise Gilman, directora de la Clínica de Inmigración de la facultad de derecho de la Universidad de Texas, y Luis A. Romero, un estudiante de doctorado de Southwestern University.

“Los intereses económicos de las empresas de detención privadas parecen dictar la política gubernamental”, dijo Gilman en una entrevista.  “Como estas empresas tienen la capacidad de ganar tanto dinero a raíz de la detención, siempre van a buscar la manera de buscar que haya  más detenidos. A más personas, más ingresos”.

Pero lo que halló este estudio es que hay una relación directa entre el uso de fianzas y la cantidad de gente detenida, de manera que se bajan las fianzas para permitir la liberación de detenidos cuando las camas están llenas y se suben a altas cantidades cuando hay necesidad de mantener llenas las camas y no están entrando nuevos detenidos.

“Esto lo sabíamos por medio de anécdotas, pero esta vez lo vimos en las estadísticas”, dijo Gilman.

Por ejemplo, entre los años 2015 y 2016 bajó el número de inmigrantes que llegaba a los centros de detención debido a cambios en las políticas del segundo gobierno de Obama, mas sin embargo, las camas se mantuvieron llenas prolongando la cantidad de tiempo que permanecían detenidos los migrantes en esos centros.

Una forma segura de prolongar la detención es el aumento en la cantidad de las fianzas, que asegura que muchos migrantes no puedan pagarlas y queden detenidos.

Este gráfico preparado con las cifras que recabaron los investigadores muestran la correlación entre el monto de fianza y el tiempo de detención.

 

immigration detention inc
Esta gráfica revela como el monto de las fianzas que pone ICE, afecta el tiempo que los inmigrantes pasan detenidos (Immigration Detention Inc por Gilman y Romero)

Datos recabados del centro de detención familiar Hutto, en Texas, revelan además que “ICE no toma las decisiones de fianza en forma individual en base a la condiciones de la persona”, sino que suben o bajan las fianzas a casi todos los detenidos para “manejar las cantidades de detenidos y el tiempo en detención”.

Este gráfico muestra los montos de fianza y como se aplican por igual a la mayoría de los detenidos dependiendo del momento político.

En vez de decisiones individuales sobre fianzas a inmigrantes, las cifras revelan que el nivel de fianzas varió dependiendo del momento polític (Immigration Detention Inc por Gilman y Romero)

La baja del monto en el centro corresponde a un período de tiempo en el que se liberaba a la mayoría de las familias migrantes sin fianza y con una orden de regresar a la corte, y luego, cuando comenzaron a imponerles fianzas en forma masiva.

“Sabemos que en 2014 sube la llegada de familias centroamericanas y hay una gran presión para que el gobierno de Obama haga algo para detenerlo”, dijo Gilman.

En ese momento se decide rápidamente por la opción de encargarle al sector privado la apertura de centros familiares de detención, en vez de otras alternativas más administrativas. Esto impone un trato de “correccional” o de prisioneros criminales, a personas que son migrantes en busca de protección.

“El gobierno quiso mandar un mensaje de que todos serán detenidos para convencer de que no crucen pidiendo asilo, y entonces ponen a todos una fianza alta para que no puedan salir en libertad”, concluyó la catedrática.

“Creo que está claro que la política y los intereses económicos de las empresas, determinan las decisiones y hacen crecer un sistema de detención que favorece las ganancias de las prisiones privadas aún cuando no es una buena decisión pública”, apuntó.