Candidatos demócratas sobreviven para luchar por puestos republicanos del Congreso en noviembre

En general, la participación demócrata aumentó en cada condado de California y los latinos ayudaron a Gil Cisneros a avanzar para segunda ronda en Distrito 39

Las primarias de California dejan a varios demócratas con posibilidades de retomar puestos republicanos en noviembre.
Las primarias de California dejan a varios demócratas con posibilidades de retomar puestos republicanos en noviembre.
Foto: SAUL LOEB/ / Getty Images

La lucha de los demócratas por recuperar la mayoría de la Cámara de representantes en noviembre tenía como prueba clave cuatro puestos republicanos del condado de Orange que Hillary Clinton ganó en 2016 y que estaban en juego en las primarias de California este martes.

En los cuatro curules, se temía que demasiados candidatos demócratas se dividieran el voto, dejando al partido fuera de la lucha, pero tras las primarias del martes, todo parece indicar que las posibilidades aún viven.

Al menos un candidato demócrata estaba bien colocado para pasar a la segunda ronda y dar la lucha en noviembre en los distritos 10, 39, 45 ahora en manos republicanas. En el distrito 48 de Dana Rorabacher, la lucha entre un demócrata y un republicano aún era demasiado cerrada para un segundo puesto. 

El voto latino tuvo un rol importante en el distrito 39 del condado de Orange donde el republicano Ed Royce decidió no reelegirse y dejó el curul vacante: el candidato demócrata Gil Cisneros, con fuerte apoyo del voto latino, pasó al segundo puesto para enfrentarse a la republicana Young Kim por el cargo en noviembre.

Según Matt Barreto, profesor de estudios chicanos de la Universidad de California en LA y director de la encuesta Latino Decisions, Cisneros jugó bien en los recintos latinos y los demócratas aumentaron su fuerza de voto en 10 puntos porcentuales con respecto a una contienda similar hace cuatro años. 

Los demócratas se enfocaron en promover candidatos demócratas -o atacar a republicanos- en al menos 7 distritos del congreso en California. El partido necesita ganar 24 puestos adicionales en la Cámara de Representantes para recuperar la mayoría.

La primaria abierta de California complicaba las cosas, ya que a la segunda vuelta pasan los dos candidatos con más votos, sin importar el partido.

Pero las oportunidades demócratas de luchar en noviembre sobrevivieron en estos cuatro asientos, así como el distrito 50 de San Diego y el 25 de LA y Ventura.

Sin ganar varios de los curules de California, los demócratas tendrían que poner más recursos en otros estados, donde sería potencialmente más difícil “voltear” asientos de “rojo” (republicano) a “azul” (demócrata).