Gobernador de California se decidirá entre demócrata Newsom y republicano Cox

Las primarias californianas se rigen por un sistema en el que los aspirantes de todos los partidos se enfrentan entre sí, de manera que los dos más votados pasan a los comicios decisivos de noviembre
Gobernador de California se decidirá entre demócrata Newsom y republicano Cox
Los demócratas ganan las primarias en California, pero los republicanos siguen vivos
Foto: EFE

El demócrata Gavin Newsom y el republicano John Cox se verán las caras en las elecciones a gobernador de California en noviembre tras ser los dos candidatos más votados en las primarias del estado, que se celebraron hoy y que dejaron fuera al exalcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa.

Las proyecciones de los medios con un 34 % escrutado dieron como vencedor con el 34,5 % a Newsom, vicegobernador de California desde 2011 y alcalde de San Francisco de 2004 a 2011, que partía como el líder destacado de las encuestas y como el aspirante más sólido entre los demócratas para suceder a Jerry Brown como gobernador de California.

Esta es solo la primera mitad del calendario electoral, pero gracias a vosotros el marcador al descanso parece muy prometedor y el equipo al completo está ganando a lo grande“, afirmó un exultante Newsom ante sus simpatizantes congregados en San Francisco.

La atención de la jornada estaba puesta en quién sería su rival para las elecciones del próximo 6 de noviembre, un puesto con el que finalmente se hizo el empresario republicano John Cox (26,0 %) al quedar claramente por delante del demócrata de origen latino Villaraigosa (11,5 %).

Cox tiene el respaldo público del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien hoy publicó un mensaje en Twitter asegurando que el republicano “marcaría una gran diferencia” como gobernador.

“Podemos continuar con el ‘statu quo’, que es lo que Gavin Newsom representa con altos impuestos, personas sin hogar en las calles y mala gestión de las escuelas, del suministro de agua y de los bosques, o podemos ir con un hombre de negocios que tiene cuarenta años de carrera entregando resultados (…) con calidad, eficiencia e integridad”, dijo Cox ante sus seguidores en San Diego.

Las primarias californianas se rigen por un sistema en el que los aspirantes de todos los partidos se enfrentan entre sí, de manera que los dos más votados pasan a los comicios decisivos de noviembre.

Estas reglas dan lugar a situaciones enrevesadas en las que, por ejemplo, un demócrata como Newsom podía preferir que en segundo lugar quedara un republicano como Cox, al que con facilidad podría derrotar en un estado de mayoría progresista como California, antes que un demócrata de su propio partido como Villaraigosa, contra el que hubiera competido por la misma base ideológica de votantes.

La jornada electoral en California se vio afectada por un notable incidente en el condado de Los Ángeles, donde los nombres de 118.522 nombres de votantes quedaron fuera de las listas por un error técnico.

Las autoridades californianas aseguraron que los afectados por este fallo pudieron depositar un voto provisional, pero Villaraigosa, que como exalcalde de Los Ángeles tiene en esta ciudad a su principal base de apoyo, exigió que las urnas permanezcan abiertas en esta urbe de manera excepcional hasta el próximo viernes 8 de junio.

Por otro lado, la senadora demócrata Dianne Feinstein, que cumple 85 años este mes y que ocupa su cargo desde 1992, obtuvo hoy la victoria con facilidad en sus primarias con un 43,7 % y se medirá en noviembre al demócrata de ascendencia latina Kevin de León (10,3 %) o al republicano James Bradley (9,5 %), quienes con el 36 % del voto escrutado todavía disputaban el segundo puesto en la papeleta.

Aunque Feinstein es toda una figura de la política californiana desde hace décadas, De León es una estrella en alza de los demócratas en el estado dorado, está muy vinculado a la población hispana y pretende aprovechar el potente sentimiento de rechazo contra Trump al mostrar a la senadora como una representante tibia y contemplativa ante las polémicas políticas de la Casa Blanca.

Convertida en un foco de resistencia frente a las medidas de Trump en temas como inmigración o lucha contra el cambio climático, California, la quinta economía del mundo, es un feudo de los demócratas y en él se centran gran parte de sus esperanzas para darle la vuelta en noviembre a las mayorías republicanas en la Cámara de Representantes y el Senado.