Procurador Sessions cierra la puerta del asilo a víctimas de violencia doméstica

Abogados anticipan que será extremadamente difícil ganar estos casos o incluso calificar para pasar las entrevistas en la frontera. La violencia personal y violencia doméstica están entre los problemas más graves de los que escapan las mujeres de los países del triángulo norte
Procurador Sessions cierra la puerta del asilo a víctimas de violencia doméstica
El fiscal Sessions afirmó que se abusa del sistema de asilo.
Foto: Alex Wong/Getty Images

Cerrando las puertas de Estados Unidos a miles de mujeres y niños víctimas de violencia doméstica y de las pandillas, el procurador general de la nación Jeff Sessions revirtió de un plumazo un precedente legal que existía desde 2014 y que benefició a mujeres abusadas que no podían dejar a sus parejas en el país de origen.

Abogados de inmigración y organizaciones de defensa de las mujeres categorizaron el anuncio de Sessions de “catastrófico”.

“Por medio de este caso, Estados Unidos está negándole ayuda a mujeres y niños que huyeron de su país por haber sido víctimas de violaciones sexuales o tortura, aún cuando una deportación sea casi equivalente a una sentencia de muerte”, dijo Martha Canosa, una abogada de inmigración que ha representado a numerosas mujeres en este tipo de casos.

La abogada anticipó que, tras este cambio, los fiscales del gobierno en casos de asilo presentarán mayor oposición a este tipo de casos, aunque anticipó que en ciertas zonas del país como California, donde las cortes de apelaciones son más liberales, las inmigrantes tendrán más esperanzas de lograr el asilo a ese nivel.

Muchos niños se verán afectados porque su beneficio de asilo se deriva del de sus madres.

Los casos se harán más difíciles

Por medio de su decisión de hoy, el procurador de la nación desechó personalmente una decisión de 2014 de la Junta de Apelaciones de Inmigración que abrió las puertas del asilo a “mujeres casadas que no pueden escapar abuso” de parte de sus parejas, un estándar legal que antes era muy difícil de alcanzar.

El precedente anulado por Sessions benefició a una mujer guatemalteca y también anuló un caso posterior de una salvadoreña que logró el asilo gracias al precedente anterior. Ambos fueron casos de extrema violencia doméstica.

El caso original es el de C.G. (sus iniciales), una mujer guatemalteca que se casó cuando tenía 17 años y el esposo abusó de ella durante años. Tal y como consta en la documentación legal, el marido de C.G. la golpeaba cada semana, la quemaba con disolvente de pintura y también la violaba.

C.G. intentó escapar varias veces y llamó a la policía en varias ocasiones, pero ellos le dijeron que “no podían interferir en un matrimonio”. Su esposo la amenazó con matarla si volvía a llamar. La mujer se fue a vivir con su padre y el marido amenazó con matarla. Eventualmente escapó a la capital, pero su marido le prometió cambiar y volvió, pero siguió abusándola.

Finalmente, C.G. se fue del país en dirección a Estados Unidos, donde entró en la navidad de 2005 y aquí presentó un caso de asilo que inicialmente fue negado por un juez pero luego aprobado por la junta de BIA.

Este cambio no afectará a casos que ya fueron aprobados, dijo Canosa, pero sí a los que están pendientes de decisión en los tribunales

Orden a los jueces migratorios

Antes de anunciarlo, Sessions fue personalmente a hablar con los jueces de inmigración en horas de la mañana y les advirtió que tenían que seguir sus instrucciones, resaltando nuevamente que las cortes migratorias no tienen independencia judicial, como otras cortes del país.

El procurador, quien antes de serlo fue uno de los senadores más anti inmigrantes del país, siempre ha pensado que la mayoría de los casos de asilo están basados en fraude. Esta mañana dijo que “el sistema de asilo es abusado en detrimento de la letra de la ley y la seguridad pública, así como las personas con reclamos justos”.

Pero según abogados, muchas personas con reclamos justos caerán por fuera de los nuevos y severos estándares impuestos por Sessions, quien ahora requerirá que los aspirantes a asilo no solamente prueben que su vida corre peligro por ser perseguidos, sino en el caso de delitos “privados” como la violencia doméstica, deben mostrar que el gobierno es esencialmente “cómplice” del acto.

El abogado de inmigración Bryan Johnson dijo que esta decisión “va a llevar a una masacre” en la que el nuevo estándar se va a usar contra mujeres en la frontera.

“¿Para qué  hablan en esta decisión de las entrevistas de miedo creíble?”, dijo Johnson. “Creo que al eliminar el precedente se elimina también cualquier posibilidad de que estas mujeres y niños reciban la oportunidad de pedir asilo y se les negará la oportunidad de justicia”

Jess Morales Rocketto, de la organización We Belong Together y de la Alianza de Trabajadores Domésticas, dijo que la decisión “es una sentencia de muerte a mujeres y familias que huyen de la violencia”.