Celdas, también morada de enfermos mentales

Junta de supervisores aprueba $2,200 millones para ayudar a la Cárcel de Hombres y Twin Towers en Los Ángeles
Celdas, también morada de enfermos mentales
La cárcel de hombres del centro de Los Ángeles esta sobre poblada por cientos de presos. / Getty.

Al entrar a la Cárcel de Hombres del centro de Los Ángeles se puede observar a los reclusos recién ingresados a la espera de ser registrados y categorizados de acuerdo con su crimen.

Las paredes ralladas, pisos sucios y el olor a antigüedad se percibe por doquier, al igual que la presencia de los alguaciles en turno.

Una vez registrados, bañados y con los uniformes de presos puestos, esperan en una sala donde reciben comida y jugo, o leche, mientras ven televisión. Ambas amenidades son necesarias, ya que los reclusos pueden llegar a pasar ahí hasta 16 horas a la espera de cama en una celda.

En un ambiente más pequeño, también se alcanza a distinguir a los hombres procesados con enfermedades mentales. Unos hablan solos, otros gritan, algunos se quitan la ropa y uno que otro balbucea palabras indescifrables.

Ellos se encuentran esposados a unos sillones para prevenir caos entre sí mientras esperan por sus celdas.

Este proceso, que podría ser juzgado como inhumano, no se da por falta de atención debida, dicen las autoridades, sino por la escasez de recursos y espacio que hay en esta cárcel de hombres —conocida en inglés como Men’s Central Jail (MCJ).

Los reclusos con enfermedades mentales podrían sufrir tragedias si estan en celdas regulares, según el Sheriff. / (LASD)

Mientras, la instalación adyacente Twin Towers —creada originalmente para reclusos de alto riesgo y población en general— sufre la misma suerte.

En 2013 la MCJ y Twin Towers, supervisadas por el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD), estuvieron consideradas entre las 10 peores cárceles de Estados Unidos, según la revista Mother Jones.

Se estima que a diario llegan de 300 a 500 reclusos, indicaron las autoridades. De esa cifra, un 70% cuenta con algún tipo de enfermedad mental y/o física o depende del consumo de sustancias, lo cual ha sido el tema principal para promover la construcción de una nueva correccional.

“La realidad es que la Cárcel de Hombres es una instalación vieja y decrépita que no está capacitada para tener reclusos con enfermedades mentales”, señaló Joseph E. Dempsey, comandante encargado de supervisar la MCJ.

“[El lugar] se ha convertido en un sitio inseguro para los reclusos y para el personal”.

La cárcel localizada cerca de Union Station, fue construida en 1960 y hoy enfrenta graves problemas de plomería y electricidad, así como contratiempos por ventanas, barrotes y candados destruidos.

La Cárcel de Hombres y la instalación de Twin Towers se encuentran sobre la calle Bauchet, en Los Ángeles. / Getty.

En 1970 se construyó la instalación adyacente, Twin Towers, que en un principio se pensó para reclusos peligrosos y población general.

No obstante, debido al alto número de presos con enfermedades mentales, el lugar se vio obligado a reorganizar sus funciones para proveer servicios a este grupo específico de presos.

En la actualidad, la MCJ alberga a 41,070 reclusos, lo cual sobrepasa su capacidad por 264 y la Twin Towers tiene a 3,317 presos con una sobrepoblación de 700.

“El LASD no es penalizado por este excedente”, dijo Dempsey. “Lo que hacemos a veces es que los liberamos pronto o no tenemos por mucho tiempo a quienes tienen delitos menores”, explicó el comandante.

No obstante, aseguró que hay un grupo grande de reos que no califica para estar en libertad. Y son ellos quienes necesitan un tratamiento más intenso durante su encierro.

Es por esta razón que el LASD apoya la creación del proyecto Instalación de Tratamiento Correccional Consolidado (CCTF), el cual ofrecería ayuda específica para las personas con enfermedades mentales y adicciones dentro de la cárcel.

Twin Towers para los enfermos mentales

El sexto piso de Twin Towers ha sido designado para reos con problemas mentales y adicciones severas.

Las celdas están divididas en tres categorías, de menor a mayor riesgo —y son conocidas como pods. La estructura es de forma ovalada para que los alguaciles puedan ver a los reos en todo momento.

“[Los reclusos] viven en estos pods y según su progreso son enviados a uno de los tres pods de acuerdo con la categoría de enfermedad mental que tengan”, dijo Timothy Blavich, director del programa de servicios de salud en las correccionales.

“Este proyecto piloto [de los pods] comenzó en enero de 2018 y está categorizado para que en este mismo lugar reciban su tratamiento”, dijo Blavich.

Reclusos con enfermedades mentales se encuentran en áreas separadas. (LASD)“[Los reclusos] viven en estos pods, este es su vecindario y de acuerdo a su progreso pueden ser enviados a uno de los tres pods de acuerdo a su categoría de enfermedad mental”, dijo Timothy Blavich, director del programa de servicios de salud correccionales.

“Este proyecto piloto [de los pods] comenzó en enero del 2018 y esta categorizado para que en este mismo lugar reciban su tratamiento así como visitación”, dijo Blavich.

Sin embargo, al crear este proyecto se creó un problema adicional ya que las celdas de los enfermos mentales han sido reducidas a la mitad.

Estos reclusos no pueden compartir cuarto con otros ya que podrían lastimarse dentro de sus celdas y los agentes no se darían cuenta, dijeron los alguaciles.

“[De lo contrario] el alguacil tendría que estar literalmente frente a la celda para ver al recluso”, dijo Dempsey.

Tratamiento directo para enfermos mentales

La Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles votó, de manera unánime, este martes utilizar 2,200 millones de dólares para
reemplazar la actual MCJ —que tiene más de 50 años de existencia— en una instalación que combine tratamiento y rehabilitación en lugar de solo encarcelamiento.

El primer informe de impacto ambiental (EIR) de esta propuesta se aprobó en septiembre de 2017.

La instalación también apoyaría programas para los reclusos de otras siete cárceles supervisadas por el LASD, incluyendo el reclusorio de mujeres Century Regional Detention Facility de Lynwood.

En la MCJ las celdas son de forma linear donde no se puede ver al preso a menos que este frente a su celda. (LASD)

David L. Fender, jefe retirado del Sheriff, dijo que las personas usualmente cuestionan el uso de dinero que se gastaría en la reconstrucción de una nueva instalación para enfermos mentales en lugar de ocuparlo para la comunidad.

“Pero muchos enfermos [mentales] terminan aquí [presos]. Entonces, ¿queremos construir una cárcel o una instalación de tratamiento?”, cuestionó Fender.

La supervisora Hilda Solís reconoció el trabajo que se ha realizado para diseñar instalaciones que ofrezcan la mejor atención posible a los reos con enfermedades mentales.

“Cuando la sociedad determina que un ser humano debe ser privado de la libertad, no debería ser innecesariamente privado de su dignidad”, dijo.

“El condado tiene la oportunidad, de reemplazar la Cárcel Central de Hombres que es inaceptable con una instalación que aborde directamente las necesidades de salud para la vida de nuestros pacientes internos, colocándolos más rápidamente en el camino de la recuperación”.