La conmovedora historia del aficionado mexicano con cuatro Fan ID’s en Rusia

Guillermo Ochoa, portero de la selección mexicana tiene en Diego a "un ángel que lo ayuda a volar" en el Mundial
La conmovedora historia del aficionado mexicano con cuatro Fan ID’s en Rusia
Gilberto perdió recientemente a su familia, pero en Rusia 2018 los honra.
Foto: Agencia Reforma

VOLGOGRADO, Rusia – Desde septiembre pasado, Gilberto Martínez y familia, su esposa Verónica, de 42 años, y los pequeños Mía, de seis, y Diego, de ocho años, planeaban un viaje al Mundial de Rusia 2018.

Para enero ya estaba todo armado y organizado. Boletos para ir a ver al Tri, además de admirar a Lionel Messi y Neymar, ídolos de Diego -quien ya había ido con su papá al Mundial de Brasil 2014-, pero un accidente automovilístico cambió todo.

El pasado 28 de abril en Florida, Estados Unidos, una camioneta impactó el auto donde iba la familia del mexicano. Todos perdieron la vida, y ese día Gilberto se encontraba en México, pues era un viaje que hacía su esposa, de nacionalidad argentina, para ver a todos sus hermanos.

Gilberto de inmediato pensó en cancelar todo, pero días después de la tragedia recibió un mensaje del portero de la selección mexicana, Guillermo Ochoa. Eso le inyectó ánimos y decidió emprender un viaje con mil sentimientos para cerrar un ciclo, y así hacerle un homenaje a sus seres queridos.

“Al principio, cuando estaba haciendo todo el proceso en Estados Unidos, pensé y dije ‘no voy, estaba pensando en cancelar todo y me llegó un mensaje de Memo Ochoa fue el que me dio ánimo, fortaleza, y él puso una frase, que me mi hijo sería un ángel que lo ayudaría a volar.

“Cuando me dice esas palabras, pues pienso en una señal de mi hijo diciéndome que tenía que venir a vivirlo y disfrutarlo como si estuvieran ellos”, cuenta Gilberto con la voz quebrada. Y el domingo, tras la gran actuación de Memo, el portero le mandó otro mensaje que decía “esto fue por tu familia”.

El pasado domingo en Moscú, Gilberto fue a ver el juego de México ante Alemania. Llevaba colgadas las FAN ID de toda su familia. Era el Día del Padre y celebró como lo hubiera hecho el querido Diego, igual que ayer que se dio cita a San Petersburgo para ver a Brasil.

“Es un Mundial diferente, es mi sexto Mundial, y ha sido un Mundial diferente, se ha disfrutado en lo que se ha podido y se ha llorado cuando se tiene que llorar y reír, y en conclusión se ha vivido, vivido con momentos buenos, fuertes, risas, lágrimas y otros de euforia, y terminando el último tema que quedó con mi familia (el Mundial), gracias a Dios era el único, y había que cumplirlo en la forma que ellos hubieran querido.

“Ver el México-Alemania, ganar y en Día del Padre, fue una emoción increíble, donde salió mucho, lágrimas, momentos fuertes, y hoy (ayer) ver a Brasil, me acordé mucho de él (Diego), lindo y duro pues de no tenerlos físicamente a ellos”, relató.

El sábado, en Rostov del Don, su familia desde una cancha lejana lo acompañó para el juego ante Corea y después, cuando el Tri enfrente a Suecia el próximo miércoles.

A Gilberto lo acompañan en este viaje dos amigos, un mexicano y otro argentino.