Un estudio muestra las consecuencias de las pantallas de smartphones y tabletas en bebés y niños

No es conveniente estimular en exceso a los bebés, ya que pueden no obtener el descanso necesario
Un estudio muestra las consecuencias de las pantallas de smartphones y tabletas en bebés y niños
Los pequeños pueden romper las pantallas de las tabletas y teléfonos inteligentes que se dejan descuidados.
Foto: Shutterstock

Es posible que después de leer esto, lo pienses mejor la próxima vez que decidas entregar tu teléfono inteligente o tableta a un niño pequeño.

Según un nuevo estudio publicado en Scientific Reports, el uso diario de la pantalla táctil puede tener algunos efectos graves en los hábitos de sueño de los niños pequeños.

Los investigadores descubrieron que cada hora que un niño pasa en un dispositivo móvil podría provocar unos 15 minutos de sueño perdido por día, un hallazgo que es particularmente alarmante para bebés y niños pequeños, ya que el sueño puede afectar su desarrollo.

“Un descubrimiento sorprendente fue que a pesar de dormir más en promedio durante el día, los bebés y niños pequeños que pasan más tiempo en una pantalla táctil pasan menos tiempo en general durmiendo”, dijo Celeste Cheung, coautora del estudio, según Real Simple.

Cheung trabaja como investigadora en la Universidad de Birkbeck de Londres, donde se realizó la investigación.

El estudio, que recopiló información de encuestas de 715 padres, se centró en la frecuencia del uso diario de la pantalla táctil en bebés y niños pequeños entre 6 y 36 meses. Se pidió a los padres que realizaran una encuesta en línea, informando sobre los patrones de sueño de sus hijos y el tiempo de pantalla. Luego, los investigadores analizaron los datos, controlando el sexo, la edad, el nivel de educación de la madre y el tiempo de TV. ¿Los resultados? Alrededor del 92 por ciento de los niños pequeños (de 25 a 36 meses) usaban una pantalla digital todos los días, y en promedio, los niños usaban los dispositivos durante aproximadamente 25 minutos por día.

La posible explicación científica de cómo el uso de la pantalla táctil puede provocar una disminución del sueño es que la luz azul de las pantallas puede suprimir la melatonina, una hormona vinculada a la regulación de los ritmos circadianos.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, los niños menores de 18 meses deben evitar cualquier tipo de tiempo frente a la pantalla, y los niños de 2 a 5 años no deben tener más de una hora de pantalla al día.

Sin embargo, no todo son malas noticias: el estudio también encontró que los niños que usaban activamente pantallas táctiles (deslizar y jugar juegos) desarrollaban habilidades motrices finas más rápido que los niños pequeños sin pantalla.

Por supuesto, es necesario realizar más investigaciones sobre la conexión entre los dispositivos con pantalla táctil y los patrones de sueño de los niños pequeños. Pero mientras tanto, como dice Cheung, “los padres no deberían preocuparse demasiado, pero estén conscientes del impacto potencial de los dispositivos con pantalla táctil, tanto positivos como negativos”.