Un niño de 10 años vende sus juguetes para tratar de salvar la vida de su amado perro.

Los animales de soporte emocional cumplen una importante y vital función en la vida de sus dueños

Un niño de 10 años vende sus juguetes para tratar de salvar la vida de su amado perro.
Connor padece ansiedad y su perro consigue calmarlo.
Foto: Cortesía de Jennifer Jayne

Copper es el perro de servicio y apoyo emocional de Connor Jayne, un niño de 10 años de Nueva York.

El animal ayuda al niño con sus ataques de ansiedad y convulsiones nocturnas.

Así que cuando el pasado mes de junio el perro comenzó a cojear lo llevaron al veterinario. La familia descubrió que el doberman padece la enfermedad de Wobbler, una enfermedad de la columna cervical.

Sin dudarlo, Connor se puso en marcha para ayudar a pagar las costosas pruebas y tratamientos que necesitará el pobre Copper. El niño se ofreció a vender todos sus juguetes para ayudar.

Pocos días después, organizó una venta en su garage para deshacerse de todo y obtener dinero para los gastos veterinarios.

“Fue y limpió toda su sala de juegos, porque eso era lo que quería”, dijo Jennifer Jayne, la madre de Connor, a Inside Edition.

Su madre incluso guardó alguno de los juguetes porque no quería que el niño se quedara sin nada, aunque a él no le importaba. Estaba muy comprometido con la causa. Incluso hizo limonada y golosinas para vender.

“Para Connor el perro es más importante que cualquier juguete”, dijo la madre.

La familia tiene al perrito desde que Connor tiene seis años. El perro fue el primero en alertar a la familia, ladrando, de que Connor estaba teniendo convulsiones por la noche. También se pone encima de Connor durante los ataques de ansiedad para calmarlo.

“Son los mejores amigos y siempre están ahí el uno para el otro”, dijo Jayne.

Copper se encuentra actualmente en terapia con láser para mejorar su movilidad.

La familia también comenzó un GoFundMe para los gastos del tratamiento veterinario.